Compartir

No se trata de acudir a una feria por el simple hecho de que tradicionalmente lo venimos haciendo, en realidad estos eventos son una gran oportunidad para las empresas, especialmente pequeñas y medianas, a la hora de conseguir negocios, intercambiar información, ideas, etc., así que no hay razón para desperdiciar la oportunidad de beneficiarse de estas por no planificarse o por confiarse al hecho de que ya “conocen” como es el movimiento.

Para obtener el máximo provecho, la organización de la compañía que va a tener presencia en una Feria debe planificarse muy bien desde el mismo momento en que decide acudir, se debe tener muy claro cuál será tu público objetivo, que deseas lograr y presupuestar los fondos para eso y desde allí seguir paso a paso los preparativos de la organización del evento para ir a la par con ellos seleccionando el material, conociendo las características y disposición del stand.

Recuerda que después de tantos meses de organización lo importante es que los beneficios valgan la pena y se extiendan por un largo período y eso lo debes lograr en los pocos días que por lo general duran las ferias.

El proyecto feria podría ser repartido en tres fases distintas, antes, durante y después

Uno de los aspectos que debe cuidar la compañía expositora es el personal que atenderá al público en la feria, el cual sin duda debe tener cierto nivel de preparación. En primer lugar debe ser una persona que le guste el trato con el público, extrovertida mas no confianzuda (nada de contacto físico ni tuteos), que tenga experiencia en técnicas de venta y sepa advertir los gestos del potencial cliente; debe conocer por supuesto los productos y servicios que se ofrecen a la perfección para manipular las posibles objeciones.

Un vendedor con estas características te garantizará parte del éxito, ya que los clientes y según los expertos, suelen recordar bien el personal y como fueron atendidos.

Consejos que no debes olvidar:

Ten claro por qué vas a la feria, ¿vas para hacer contactos, clientes o ventas?

Indaga un poco más sobre los espacios, ve a otras ferias en el mismo lugar, pregunta que empresas suelen ir y que espacios prefieren visitar los clientes

Trabaja en función de un presupuesto, el mismo debe contemplar los gastos del stand, de los empleados, publicidad, etc.

Invierte tiempo en el diseño del stand, recuerda que será como la ventana de tu empresa, así que debes transmitir a los potenciales clientes, inversores, etc. quienes son, que hacen y que la imagen quede grabada en sus mentes

Invierte también en formar a los empleados, debes dejar en claro las funciones de cada quien y reforzar el trato con el público y el conocimiento de productos

Evalúa el resultado, recoge los comentarios de los empleados del stand, revisa cuanto crecieron los contactos, cuantas visitas recibieron y cuanto se vendió.