Compartir

Todos conocemos la profesión del detective privado, sobre todo por las películas, incluso tenemos en la mente la imagen de un señor con sombrero gabardina y gafas que espía con sus prismáticos y saca fotos de una infidelidad. Aunque esta imagen puede resultar algo adornada, lo cierto es que no dista tanto de la realidad, y es que hoy en día existen muchos trabajos para los detectives privados.
Quien busca detectives privados en Madrid, puede hacerlo en varias situaciones. En primer lugar, está el particular que acude a los servicios de un detective con el fin de investigar una infidelidad en la pareja. En otro orden de cosas, también se suelen investigar cuestiones legales, como situaciones antes y después del divorcio que sirvan para obtener beneficios, o para demostrar que tu ex pareja no está tratando debidamente a tus hijos.

Por otra parte, y también en la línea de particulares, es frecuente la investigación acerca de alcoholismo, adicciones o ludopatía por parte de una familia preocupada. La localización de personas desaparecidas también es una preocupación que pueden solucionar los detectives privados.

Hoy en día existen numerosos abogados que cuentan con servicios de detectives privados, para casos como divorcios o custodias de menores. Los profesionales del derecho confían en los detectives privados para aportar pruebas que faciliten su caso, y mejorar de este modo la garantía que ofrecen a sus clientes.

Las empresas también acuden habitualmente a los servicios de los detectives privados, y es que las bajas fingidas, los fraudes empresarias, pequeños hurtos en los negocios y otros casos similares, están a la orden del día. Antes de acusar a nadie, y cuando se tiene una ligera sospecha, lo mejor es acudir a un detective privado, que aportará las pruebas necesarias para que se tomen las medidas adecuadas por parte de la empresa.

Por último, uno de los clientes potenciales de los profesionales dedicados a la investigación privada son las mutuas y las aseguradoras. Y es que el fraude a las empresas aseguradoras siempre ha estado a la orden del día. La verificación de lesiones de alguien que ha padecido un accidente de tráfico, por ejemplo, o incluso la veracidad de ese accidente, puede ser motivo de trabajo de un detective privado. Fotografías, pruebas médicas, testigos y búsqueda de todo tipo de pruebas, ayudarán a la aseguradora a obtener la verdad sobre un posible fraude.