Compartir
Llega un momento en la vida en el cual la edad no permite desenvolverse con las mismas destrezas que antes. Cuando los seres queridos alcanzan este punto, aumentan las preocupaciones, y surgen las dudas sobre cómo responder a su situación. Ahora, en presencia de una pandemia, el sector del cuidado de personas mayores a domicilio se ha revelado como una de las mejores alternativas para proteger la salud y el bienestar de las personas más vulnerables.

La fragilidad de los ancianos

Bien es conocido que, al llegar la vejez, las funciones biológicas del cuerpo comienzan a decaer. Se debilitan los sentidos, se reduce la masa corporal, se pierde la elasticidad, la energía disminuye, entre otras características que condicionan a la persona a un estado de riesgo y dependencia.
Lo que antes era una simple actividad rutinaria, para una persona mayor puede convertirse en una difícil tarea. Entonces, la ejecución de ciertas labores diarias requiere el apoyo de otros. Y a medida que su número va aumentando, se crea una dependencia cuyo peso suele recaer en los familiares.
La tercera edad también se caracteriza por aumentar la vulnerabilidad a padecer enfermedades. Por si fuera poco, la enfermedad actual Covid-19 los ubica en los casos de más alto riesgo debido a su situación de vejez. Es por ello que el cuidado de estas personas es un asunto delicado, y la ayuda de otras manos podría resultar de suma utilidad.

Atención y asistencia

Cuidar a una persona mayor requiere de paciencia y cariño. No se trata solo de asistir movimientos físicos, sino también de atender la parte psicológica. Cada caso es particular, según las otras posibles condiciones que pueda presentar. No es lo mismo hacerse cargo de un anciano sano que de uno con Alzheimer, por ejemplo.
En el caso de padecer coronavirus, el escenario también cambia. Llega un punto en donde a los familiares les resulta considerablemente difícil asistir a la persona. Así surge la obligación de solicitar un servicio que cubra las necesidades del ser querido.
 
Mientras algunos optan por llevarlos a un centro de atención especializada, otros se inclinan por el cuidado de personas mayores a domicilio. Y es que es importante considerar que la sensación de hogar mejora el ánimo y la salud. Los recuerdos que rondan el espacio habitado entretienen y mantienen activa la mente.
Un servicio de cuidado a domicilio para esa persona especial
Destacado por su flexibilidad y personalización, este servicio es capaz de adaptarse al tiempo y situación del individuo. Además, hay empresas que ofrecen asistencia puntual y continua, como es el caso de Felizvita, especializada en el cuidado de personas dependientes, incluyendo a ancianos, enfermos, discapacitados y niños.
 
Con una solida trayectoria profesional, Felizvita brinda un servicio personalizado, ajustado a las necesidades particulares de cada familia y ofreciendo servicios totalmente personalizados que van desde 1 hora al día hasta las 24 horas los 365 días del año.
 
Las empresas dedicadas a la asistencia a domicilio se encargan de atender enfermedades, preparar alimentos, realizar tareas de cuidado y, en algunos casos, tareas sanitarias, y mantenimiento del hogar. Todo lo necesario para brindar bienestar y tranquilidad a la familia que lo requiera.

Una ayuda necesaria en los tiempos circundantes

Cabe recordar que, al tratarse de personas altamente vulnerables dentro del contexto actual, es indispensable contratar un servicio que tome todas las medidas de seguridad pertinentes. El personal debe seguir protocolos tanto fuera como dentro del hogar para garantizar la salvedad de sus pacientes.
Los procedimientos de actuación frente a la situación de pandemia son ejecutados con la intención de proteger tanto a los cuidadores como a los que reciben la atención. Servicios como Felizvita siguen una serie de pasos para prevenir contagios por Covid-19.
 
Dada la importancia de proteger a nuestros mayores, en Felizvita siguen unos estrictos protocolos de actuación entre los que destacan:
  • Seguimiento de normas y recomendaciones oficiales para prevenir la propagación.
  • Monitoreo del estado de salud personal por parte de cada cuidador, y reporte en caso de presentar algún síntoma relacionado con el virus.
  • Uso de un equipo especial de protección individual sanitaria.
  • Servicio de 24 horas de urgencia en caso de presentarse una emergencia en un paciente o en uno de los profesionales.
Considerando la situación actual, las empresas especializadas en servicios de cuidados de personas mayores a domicilio se han convertido en una de las mejores opciones para muchas familias, ya que sus métodos de trabajo permiten la efectiva prevención del virus.