Compartir

Si bien es cierto que hace unos años, con el estallido de la crisis económica dentro de la geografía española, el sector bancario estaba al borde del abismo, no es menos cierto que todos se pudo recuperar con una fuerte inversión de dinero por parte del gobierno que, como ya sabemos todos, recayó sobre las espaldas de los ciudadanos.

Sin embargo la situación que está atravesando en estos momentos el Banco Popular, es mucho más dramática de lo que podamos pensar en un primer momento. Y es que, su mayor dirigente, es decir, su presidente, Emilio Sancho, ha enviado un comunicado tanto a los medios de comunicación como a sus accionistas para dejar bien clara cuál es la situación actual.

Una quiebra absoluta que solo se soluciona con medidas extremas

La situación es de quiebra absoluta. Es por ello por lo que el máximo mandatario de la entidad española propone dos vías como las únicas dos soluciones a este mal. Por un lado se propone llevar de nuevo al Banco Popular a los mercados y obtener una ampliación de capital que tendría que ser de un volumen sin precedentes. Por otro lado, siempre queda la opción de declarar en bancarrota al entidad, y hacer la que intervenga en una operación corporativa. En otras palabras, de no conseguir la ampliación de capital necesaria habría que vender la entidad.

Esto es algo realmente malo para los inversores, los cuales, no sólo han visto reducirse mucho el valor de sus acciones en los últimos 10 años sino que área de hoy miran con asombro como un valor de esta entidad se puede comprar por escasos 35 sentimos. Una situación realmente lamentable que ni siquiera los propios analistas económicos saben cómo terminará teniendo en cuenta la situación económica del país en estos momentos tan concretos.