Compartir

C&A es una cadena internacional de negocios de ropa que nació en Sneek (Países Bajos) en 1841, de la mano de los hermanos Clemens y August Brenninkmeijer. Desde que naciese la firma ha crecido a nivel internacional por las capitales de toda Europa y hasta algunos países de América.

Hace unos días esta holandesa firma de moda anunciaba el cierre de 23 de sus tiendas en España, así como un ERE, Expediente de Regulación de Empleo, para 300 empleados, el 16% de su plantilla en toda la geografía española.

Y es que, como dicen los expertos en la materia, “corren malos tiempos para algunas de las firmas textiles presentes en el mercado español”. A ello se deben hegemonías de los grandes grupos como Inditex y Mango, así como referentes del sector a nivel mundial y la irrupción con una fuerza hasta ahora nunca vista de la firma de bajo coste Primark. La suma de todo ello ha hecho que los grupos textiles medianos sufran un descenso abrupto en sus ventas y como consecuencia la pérdida de su rentabilidad.

Casos similares dentro del tejido empresarial español

La firma Cortefiel ha sido otras de las grandes afectadas con las situaciones citadas anteriormente. La empresa se encuentra inmersa en un reajuste de su red de tiendas en España.

Por otro lado está el caso más grave, la liquidación del grupo Blanco, tras no lograr comprador.

Por último y el caso más actual es el de C&A, que se está replanteando un nuevo plan de negocio. Además de cerrar en España 23 tiendas, en Portugal cerrarán otras 5.

Los puntos de ventas españoles se encuentran repartidos por toda la geografía: Oviedo, Bilbao, Logroño y Tenerife, Valladolid, La Coruña y en Madrid capital además de en San Sebastián de los Reyes, Rivas, Colmenar Viejo y Majadahonda.