Compartir

Las empresas familiares destacan en el aporte que dan al PIB del país, representando un 57% del valor añadido bruto y dando empleo a 6,58 millones de personas.

De hecho, en España el PIB está creciendo a un ritmo de más de un 3% anual y un 80% de las empresas familiares ven con mucho optimismo los próximos 12 meses donde aspiran gozar de una muy positiva situación económica dada la proyección de crecimiento en las ventas y en consecuencia de sus plantillas.

Esto viene ocurriendo desde el 2014, cuando arrancó el proceso de recuperación económica, solo que hasta ahora este es el porcentaje más alto de empresas que ven con buena cara el futuro desde entonces. Para entonces, ya un 46% de los empresarios aumentó su plantilla, paso en el 2015 al 54% y en el 2016 al 61%, en el 2017se ubica en un 58% lo que es igual a 6 de cada 10 empresas.

Esto equivale a un incremento en las ventas y es que según KPMG, en el 2014 ya un 56% de las empresas admitió que sus ventas habían subido, en el 2015 un 70%, en el 2016 un 75% y en 2017 un 69% es lo que se prevé para finales de año.

Gráfico PIB España

Muchas de las empresas que giraron su mirada al extranjero en tiempos de crisis, un 70% para ser exactos, ya han ido reduciendo su presencia afuera en la misma medida en que la situación económica en España ha ido mejorando; sin embargo y para finales de este año, un 52% de estas empresas tienen previsto aumentar su posicionamiento más allá de la frontera.

En cuanto a la facturación, un 63% de las empresas encuestadas registran un incremento de entre el 6% y el 25% más, de estas un 4% inclusive ha registrado incrementos en sus facturaciones que superan el 50%.

Pero esta serenidad lejos de hacer que las empresas familiares cuelguen los guantes y se dejen llevar, lo que ha hecho es motivarles más, donde un 51% de las consultadas ve la competitividad como su reto a superar así mismo el hacerse de personal cualificado lo cual ha provocado una batalla campal entre al menos un 40% de éstas que se preocupan por contratar a los mejores talentos que hay en el mercado para su empresa familiar.

La preocupación principal de estas empresas no está precisamente en la incertidumbre política, tiene mayor importancia para el momento de la encuesta la disminución de la rentabilidad; aun cuando vale recordar que esta consulta se hizo antes de la actual crisis catalana.

Entre las peticiones de este sector empresarial familiar, están la rebaja de impuestos, una regulación laboral más flexible y baja de costes laborales no salariales.