Compartir

El futuro de la energía está sin duda, en las energías renovables, y en el necesario abandono de las energías no renovables

Las energías renovables son fuentes de energía limpias y que no se agotan. En todo el planeta se pueden encontrar de forma abundante en cualquier parte, y además, no son contaminantes ni producen gases de efecto invernadero y se pueden usar de una forma sostenible, al contrario de las energías no renovables que se han venido utilizando hasta ahora, y que son causantes en gran parte del cambio climático. Por todo ello, el paso hacia las energías renovables, es imprescindible y debe realizarse a la mayor brevedad.

Tipos de energías renovables

El paso a las energías renovables es necesario para combatir el cambio climático y para que la temperatura del planeta baje. También es importante para que todo el mundo pueda acceder a la electricidad, ya que en la actualidad, son muchos las personas que no tienen acceso a electricidad en sus hogares. Existen muchos tipos de energías renovables y están disponibles en todo el mundo, por eso son más accesibles. En la web de Nervis Villalobos encontraremos más información de las energías limpias disponibles y de su utilización.

Entre las energías limpias más comunes nos encontramos las siguientes:

La energía solar se obtiene de la radiación solar. Se utilizan diferentes tipos de tecnología, entre las que destacan la energía solar fotovoltáica, que genera corriente eléctrica al captar las células del sol, es decir, emplea la luz solar. Por el contrario, la energía solar térmica, utiliza el calor del sol, con el fin de calentar un fluido que produce vapor para mover una turbina que origina electricidad.

La energía eólica es la que proviene de la fuerza del viento y que se convierte en electricidad por medio de turbinas de viento.

La energía hidráulica o hidroeléctrica es la que se obtiene de un curso de agua dulce, como los ríos. En este caso, se consigue energía eléctrica a través de la transformación de la energía mecánica del curso de agua utilizado, por medio de centrales hidroeléctricas.

La energía geotérmica está almacenada en forma de calor bajo la superficie de la Tierra, y se llega a ella, por medio de yacimientos de elevadas temperaturas.

La energía maremotriz o del mar se obtiene de los mares y océanos.

La energía biomasa o biogás proviene de la materia orgánica, a través de la biodegradación de productos y residuos biológicos, tanto de origen vegetal como animal.

Los biocarburantes, como el biodiésel, un combustible de tipo orgánico, que se utiliza para automoción, y el bioetanol, también apropiado en automoción.

Principales ventajas de utilizar energías renovables

Como hemos indicado, el paso a una energía renovable, que se obtenga de fuentes naturales inagotables, es un paso imprescindible para la conservación del planeta. Son necesarias para combatir el cambio climático, puesto que no producen emisiones de gases de efecto invernadero al generar energía, lo que las convierte en la solución más limpia y factible en la lucha contra la degradación del medio ambiente.

Otra de las principales ventajas con las que cuenta es que, al contrario de las energías no renovables, como el carbón, el gas o el petróleo, cuyas fuentes son limitadas, estas son inagotables, lo que hace que su uso no suponga un riesgo para las futuras generaciones y para el planeta, y las convierte en esenciales en el paso hacia un sistema energético sostenible.

También evitan la dependencia energética exterior, es decir, con las fuentes de energías tradicionales, la mayoría de las veces, es necesario importar el combustible desde otras partes del mundo donde se encuentra el combustible, lo que produce que haya una dependencia. En cambio, en todo el mundo hay disponibles fuentes de energía renovable, en mayor o menor medida, ya sea sol, agua, materia orgánica, etc., por lo que se puede acceder a ella desde cualquier lugar. Incluso, es posible producir energía desde nuestra propia casa fácilmente.

Por otro lado, tienen precios competitivos y asumibles por la población. Aunque es cierto que hace unos años, los precios de utilizar una energía renovable eran algo inaccesibles para muchas personas, hoy en día, se ha desarrollado más su uso y cada vez hay un número mayor de emplazamientos, por lo que las principales tecnologías energéticas limpias, como la energía solar fotovoltaica y la energía eólica, han reducido en gran medida su coste, por lo que se puede decir que pueden competir con las energías tradicionales, en igualdad de condiciones.

Las energías renovables permiten a los distintos países desarrollar tecnologías propias para su uso. En el caso de España, por ejemplo, se ha convertido en líder mundial en la fabricación de molinos eólicos y de paneles solares.

Además, el uso de las energías limpias está logrando crear muchos puestos de trabajo, en mayor cantidad que en el caso de las energías no renovables.