Compartir

Tras cada verano y uno más que ya culmina, son varios los tipos de empleo que el sector turismo genera con su realidad implícita en cada uno de ellos.

Una realidad que da cuenta de que el Turismo genera un empleo de temporada a más de 5,5 millones de personas y que a su vez representan el 30%, de acuerdo a cifras recientes de la EPA correspondientes al segundo trimestre del año, pero detrás de esto hay una realidad innegable.

Una segunda cara de la moneda que habla de la pobreza laboral donde son frecuentes las externalizaciones, los bajos sueldos y falsos autónomos, según lo afirman los sindicatos quienes piensan de que no es posible lograr un turismo de calidad mientras detrás existan altos niveles de precariedad laboral.

Los tipos de empleo derivados del turismo son la hostelería, el comercio y el transporte, que están muy vinculados al disfrute veraniego de playas y sol que aun cuando admite muchas mejoras debería complementarse con la diversificación de alternativas que fomenten también la gastronomía, la cultura y otras propuestas atractivas para los visitantes.

Cómo afectan la externalizaciones

trabajar en el sector turismo

La hostelería recurre a empresas multiservicios para la externalización de los servicios de limpieza, cuyas contrataciones laborales son peores que las que pudiera ofrecer el sector si contratara directamente al personal, lo que deteriora los salarios que se ven mermados entre un 30% y un 40%, como es el caso de las camareras de piso quienes reciben una paga de apenas 2,15 euros por habitación.

La hostelería es la actividad con más baja remuneración, de acuerdo a los últimos datos del INE correspondientes al 2016  y con un total de 1.658.800 trabajadores y un salario medio de 13.501 euros, seguido del comercio con sueldo medio de 10.224 euros y un total de 2.997.000 y transporte con 922.000 y con una remuneración media de 23.911 euros.

Sin duda que estas actividades atadas el sector, son una muestra del modelo que acoge la reforma laboral gubernamental donde los bajos salarios son el denominador común, como lo es la marcada brecha de género presente en el país que agrava las condiciones de trabajo de las mujeres en al turismo.

Cómo se evidencia la brecha salarial

Es tan evidente como fácil de detectar, por ejemplo, en hostelería aun cuando las mujeres ocupan más del 50% del empleo, su salario es un 25,1% menor al de los hombres.

En el comercio, el comportamiento es el mismo y la brecha salarial alcanza el 28,6% en comparación a lo que perciben los del sexo opuesto y en transporte la ocupación de mujeres es menor, la brecha también lo es ya que alcanza un 10,4% pero la tasa de despido de mujeres supera a la de hombres.

El CCOO advierte sobre la proliferación de falsos autónomos que promueven de manera obligatoria los empleadores, el uso fraudulento de los contratos a tiempo parcial y el uso ilegal de becarios en puestos de trabajo habituales pero sin el salario que correspondería.