Inicio Empresas Los gimnasios se enfrentan a uno de los años más duros de...

Los gimnasios se enfrentan a uno de los años más duros de su historia

33
0
Compartir

Luis Miguel Nantón, director financiero de LUDE-MACROFIT, habla sobre el panorama deportivo y las consecuencias de la COVID-19.

El 2020 va a ser un año que quede para el recuerdo de muchos. La pandemia del coronavirus ha azotado al mundo entero, y está pegando unos potentes coletazos en prácticamente todos los sectores. Con la hostelería y el turismo como los principales damnificados dentro del ámbito profesional, el de los gimnasios también está siendo un terreno que lo está pasando francamente mal.

Es algo lógico, las medidas adoptadas por el Gobierno llevan a un confinamiento necesario para evitar el avance de esta enfermedad que ha llenado hospitales y que tiene a todo el país atento a esa famosa “curva”. Sin embargo, es algo que también está dibujando un panorama bastante duro para el ámbito deportivo, sobre todo para esos negocios dedicados a la actividad deportiva.

Es en este panorama al que mira Luis Miguel Nantón, del grupo LUDE, para aclarar su postura sobre lo que está por venir en los próximos meses para gimnasios y demás centros deportivos del país. “Tras la reanudación de la actividad”, señala, “va a resultar una travesía por el desierto, donde van a primar las capacidades estratégicas”, subraya.

Según Nantón, los constantes cambios a los que nos estamos enfrentando en este panorama que no deja de cambiar por la amenaza de la pandemia, llevan a una inestabilidad peligrosa para el sector. Por eso, el ingenio más agudo será el que logre hacer que sus gimnasios sigan con fuerza cuando el confinamiento comience a aflojar su fuerza y las personas retomen las calles.

Saber amoldarse a lo que está por llegar y, sobre todo, ser capaces de enganchar de nuevo al público de vuelta para que acudan a los gimnasios a ejercitarse, sobre todo en un panorama tan complicado como este, va a ser clave. Aunque no es lo único importante, hay otro factor que va a tener mucho que decir en este sentido.

El capital y la optimización, indispensables para la supervivencia de los gimnasios

Nantón explica también que el estado de las “alforjas financieras” va a ser crucial para que los operadores puedan seguir adelante. La situación es inusual, pero también venimos de una época en la que los modelos de trabajo han cambiado mucho. Sin ir más lejos, como explica, se ha prescindido “en la medida de lo posible de los contratos de prestaciones de servicio, por contratos de obra y gestión integral”.

“Ahora va a ser más necesario el talento, más que en periodos anteriores”, explica, añadiendo que la correcta gestión de los centros y la optimización de los recursos van a resultar absolutamente esenciales. Todo esto, sumado a la capacidad para elaborar buenas estrategias de negocio, va a ser lo que defina el devenir de esta parcela del sector deportivo. Aunque, ciertamente, va a ser algo que también defina el futuro de otros muchos sectores afectados por esta pandemia.

Centros de entrenamiento, gimnasios, todo el sector deportivo se ha visto fuertemente sacudido por el coronavirus. Junto a ellos, hay otros muchos más negocios que van a tener que buscar nuevos caminos y formas de adaptarse al paisaje que se va a dibujar desde ya. El mundo está cambiando, lo estamos viviendo desde nuestras casas, pero todo apunta a que pronto veremos la secuelas de este cambio.

¿Cómo se reinventarán todos los sectores afectados? Está por ver, pero, sin duda alguna, la agudeza, el ingenio y el capital van a ser esenciales para que puedan seguir adelante. Los gimnasios, desde luego, ya están buscando planes con los que reasentarse y captar de nuevo a toda esa clientela que ahora no puede pisarlos.