Compartir

Parece que los altos cargos del a Unión Europea, en especial los que tienen que ver con la zona Euro, no están del todo tranquilos. La situación económica no solo no es la mejor sino que se están dando cuenta de que el tejido empresarial, sobre todo el que tiene que ver con las pequeñas y medianas empresas, no se está comportando como ellos habían previsto. Quizá por ello son conscientes de que ha llegado el momento de dar un golpe de timón y de implantar algunas medias, las cuales, por cierto, llevan ya mucho tiempo siendo demandadas por los empresarios del viejo continente.

Mayores facilidades para crear empresas

Dentro de las medidas que se quieren aplicar, son dos las que podemos considerar como estrella. Por un lado lo que se pretende es reducir todo lo que tiene que ver con la burocracia a la hora de crear una empresa. Hay países, como pueda ser el caso de España, en los que se puede llegar a tardar un mes. Esto es algo inadmisible para el señor Draghi y por lo tanto hay que poner los mecanismos oportunos para que este tipo se reduzca de modo que en ningún caso supere los 5 días.

Pero el tiempo no es el único problema con el que nos encontramos cuando hablamos del tejido empresarial de la zona Euro. El coste del papeleo y de los trámites legales también puede ser un impedimento. De hecho, esta es la segunda medida que se quiere implantar. Una reforma estructural que no penalice mucho a las personas que quieran abrir pequeñas y medianas empresas. Una medida que seguramente reactive el sector y dote de más oportunidades a los emprendedores europeos que buscan en esta alternativa una solución a las consecuencias que están padeciendo a causa de la crisis económica que parece no terminar de pasar.