Inicio Empresas ¿Qué posturas son las que más gustan a las mujeres en la...

¿Qué posturas son las que más gustan a las mujeres en la cama?

20
0
Compartir
parejas

A día de hoy las relaciones sexuales son más variadas y versátiles que nunca. Ello innegablemente es fruto del mayor consumo de contenidos eróticos a través de Internet, aunque hay algo que prácticamente no ha cambiado: los gustos de las féminas a la hora de colocar sus cuerpos para fusionarlos con los de aquellas parejas por las que tanto amor sienten.

Hemos hablado con mujeres profesionales del sector para que nos revelen exactamente qué posturas son las que más les hacen disfrutar a todas las chicas en general. Algunas de ellas te resultarán muy familiares, pero otras probablemente te sorprendan.

El tradicional misionero

Las féminas de Barcelona Citas lo tienen claro: la postura que más les gusta de todas las que son realizables en la actualidad es el misionero. Uno de los motivos clave reside en la adaptabilidad de la misma, puesto que presenta diversas variantes para amoldarse a los gustos de cada chica.

En cualquier caso el método es siempre el mismo, consistiendo en que la mujer permanece tumbada bocarriba en la cama, mientras que el hombre es el encargado de llevar las riendas de la situación. Tres factores de esta postura son los que gustan especialmente, resumiéndose el primero en las miradas de placer que ambos comparten al gozar de contacto visual prácticamente en todo momento. Ello da pie a, por supuesto, besos muy profundos mientras la penetración sigue su marcha.

El segundo aspecto guarda relación con el trasero del hombre, una de las partes favoritas de toda mujer. El mismo puede ser agarrado por ellas e incluso levemente azotado para indicarle al varón que se desea una mayor marcha en las embestidas, gustando la sensación por igual a ambos miembros de la pareja.

Por último, las chicas que desempeñan sus labores a través de Burgos69 indican que el tercer factor es uno de los más importantes para determinar que el misionero sea su postura favorita: el hombre pasa a tener acceso, en función de la variante escogida, al clítoris que puede ser estimulado conforme se produce la penetración vaginal. De esta manera es posible alcanzar un clímax inigualable.

La cucharita, otra postura clásica muy bien valorada

Por mucho que a una pareja le guste hacer el amor no todos los días dan pie a que las posturas desenfrenadas puedan llevarse a cabo en la cama. De hecho, es probable que en ocasiones ambos se encuentren cansados y, a pesar de ello, deseen mantener relaciones sexuales que sean satisfactorias para las dos partes.

Para este tipo de situaciones se convierte en idónea una postura que gusta a prácticamente todas las mujeres: la cucharita.

Efectuarla es muy sencillo, bastando con que la mujer se tumbe de lado y, detrás de ella, el hombre haga exactamente lo mismo, teniendo en su pecho la espalda de la fémina a la que no tendrá dificultades para hacerle llegar al orgasmo en esta postura.

Y es que uno de los brazos queda completamente libre para realizar otras acciones al mismo tiempo en que el miembro viril va haciendo de las suyas, pudiendo por ejemplo estimular zonas erógenas como los pechos. Por otra parte, la penetración es profunda, aunque ello depende por supuesto de la variante por la que se opte.

Para el momento del clímax las chicas de Alicante69, las cuales afirman que la cucharita está en lo más alto del ranking de posturas preferidas por las mujeres, nos explican qué movimiento suelen hacer. En concreto, separan su espalda del pecho del hombre para que el ángulo dé pie a una penetración de mayor grado de profundidad. De esta forma consiguen un orgasmo espectacular en todos los sentidos.

Ahora son ellas las que dominan con ‘La vaquera’

A toda mujer le gusta que su hombre lleve las riendas de las relaciones sexuales en la cama, pero ello puede traducirse en una monotonía con la que es muy fácil acabar. Basta con invertir los papeles, pasando a ser las féminas las que dominen a los varones estando encima y controlando en todo momento la situación.

Según el portal salud-alimentacion.com los movimientos efectuados por las chicas en posturas como ésta previenen afecciones como la osteoporosis. Además, la combinación de la vaquera es una de las que más probabilidades otorgan a la pareja de llegar juntos al orgasmo, una experiencia inolvidable sin ningún tipo de duda.

Para conseguirlo, el hombre ha de acostarse bocarriba, mientras que en esta ocasión es la fémina quien se sienta sobre su miembro viril y va jugando con las caderas tanto subiéndolas como bajándolas para una penetración mutuamente placentera.

Las innumerables chicas a las que les encanta esta postura afirman que es impresionante la sensación de ver cómo tienen dominado por completo a su hombre, pudiendo aumentar o reducir el ritmo de las embestidas como ellas quieran independientemente de si se encuentran de cara u ofreciéndole la espalda al hombre.