Compartir

Canarias, un archipiélago donde hace 40 años la única discusión posible partía de explicar si entonces era más parecida a una Argelia de pied-noirs que a una región de España.

Después de tantos años, algo quedó de esa etapa de plomo, donde España pasó a ser para Canarias la solución y parte del problema a la vez, en el transcurrir de estos 40 años son muchos los intentos de cohesión que se han ejecutado con miras a reparar el pecado original de España.

Si miramos a Canarias 40 años atrás, veremos un archipiélago sumido en la pobreza y con señales claras de subdesarrollo que hoy día aun luce con cierta apariencia de retraso, pero no es algo que tenga que ver por los índices de riqueza y desarrollo del país, su PIB per cápita es un 83% de la media española, mientras que la tasa de desempleo se coloca 7 puntos por encima.

De acuerdo a lo contenido en el informe Pisa de diciembre pasado, Canarias se coloca como la antepenúltima comunidad en ciencias y lectura y de último lugar en matemáticas, esto para muchos es preocupante, sin embargo para Jerónimo Saavedra, ex presidente de Canarias, esta situación no sorprende si se considera que en 1982 el analfabetismo era una alarmante realidad en el archipiélago y por lo tanto es normal que siga rezagada visto el punto de partida.

pobreza en canarias

El violonchelista Davide Paiser descarta el fracaso educativo en las islas y señala que lo que ha faltado es tiempo para volcar la situación de subdesarrollo de la que partieron.

Las conclusiones de cara a la educación en España, son bastante variadas

Alonso, Presidente de Domingo Alonso Group, está seguro de que la educación es partícipe de uno de los tantos complots que apuntan a que nada cambie, la misión es orientar a estudiantes para que estén mentalmente preparados a los cambios que a ciencia cierta no se sabe en qué consistirán.

José Manuel Rivero tiene la convicción de que la educación canaria que orienta al joven hacia la inserción en un sistema donde el turismo ha mermado al resto de los sectores, poniendo en estado de ruina a la soberanía alimentaria de las islas en detrimento de la salud de sus ciudadanos y lo que es peor, llevando a los miles de canarios a conformarse con empleos poco cualificados, siendo este el verdadero problema.

Carmen Castedo, pedagoga, se mostró de acuerdo con la opinión de que la oferta de trabajos en el turismo ha hecho que los jóvenes abandones las aulas, a lo que se une la mala gestión política, la cultura del ocio y la inserción de contenidos canarios en los programas.

Saavedra opina que el problema son las pocas ganas con la que los canarios perciben el turismo como su primera fuente de riqueza.