Compartir

La sociedad española está expectante ante lo que suceda con Iñaki Urdangarín tras su mediático juicio por el caso Nóos y por la polémica sentencia, según la cual su mujer, Cristina de Borbón, no irá a la cárcel.

Tras el dictamen de la sentencia, la sección primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha acordado el pasado jueves dejar en libertad sin fianza a Iñaki Urdangarín y que comparezca el día 1 de cada mes ante la autoridad judicial de Suiza, el país en el que reside actualmente junto con su familia, para firmar.

El esposo de la infanta Cristina podrá esperar en libertad el fallo definitivo del caso Nóos, aunque tendrá que comunicar al tribunal cualquier desplazamiento fuera de la Unión Europa que hiciera, así como cualquier posible cambio de residencia, incluso aunque sea de forma temporal.

Por su parte, la sala también ha acordado retirarle el pasaporte a Diego Torres, su ex socio en el caso Nóos, quien no podrá salir de España, y al igual que Urdangarín, además, deberá comparecer el día 1 de cada mes en el juzgado más cercano a su domicilio y comunicar cualquier cambio de residencia.

En el auto de medidas cautelares, contra el que cabe recurso de súplica en el plazo de tres días, las magistradas consideran que ambos acusados “disponen de arraigo suficiente” en España por su situación familiar, social y laboral; haciendo especial mención a la situación de Urdangarin, “cuyas particulares circunstancias, sobradamente conocidas, nos eximen de un pormenorizado análisis”.

Las juezas señalan que, hasta ahora, la conducta de los acusados, el que fuera Duque de Palma y su exsocio, permite la adopción de medidas cautelares “menos gravosas” que las solicitadas por la fiscalía, que en la vista celebrada el jueves pasado había pedido prisión bajo fianza de 200.000 euros para Urdangarín y de 100.000 para Torres.