Compartir

Si hay algo que ahora mismo no puede tener el PP son fisuras. Por todo ello, en la víspera de su 18º congreso nacional, han decidido cerrar filas ya que ven que el PSOE así como Podemos, aunque de manera muy paulatina, están cortando la sangría que ha traído consigo las desavenencias entre sus líderes.

Así que, una vez ya se han marcado un punto de partida, toca centrarse en 3 grandes bloques que no son otros que la confianza ciega en su líder Mariano Rajoy, en el hecho de no discutir los diferentes cargos que tiene María Dolores de Cospedal y unirse en torno a algunos temas de carácter social que no se pueden dilatar más.

Cerrar filas en torno al líder

Esto es básico. Ahora que la legislatura ha dado comienzo, y teniendo en cuenta que los principales partidos de la izquierda están haciendo todo lo posible por acortar los plazos de su recuperación, no es momento de entrar en discusiones de ningún tipo. De lo que se trata es de que todo gire en torno a la figura de Rajoy de manera que no solo no se cuestiones su liderazgo sino que al mismo tiempo todo el PP parezca una gran familia.

Temas sociales para acercarse al electorado

Este es el segundo pilar fundamental del congreso. El PP está viendo que incluso ciudadanos, un partido de derechas, está haciendo todo lo posible por incrementar sus políticas sociales. Ellos lo saben y son conscientes de que no pueden quedarse atrás en ningún momento. Por todo ello en este congreso trazarán las líneas maestras para, muy a su pesar, acercarse más en los próximos meses a aquellos sectores que han sido más castigados por la crisis en estos últimos años y que no disponen de los recursos necesarios para tener una vida digna.