Compartir

La escena política ha cambiado. De eso no hay duda a día de hoy. De hecho, incluso las dos fuerzas políticas predominantes hasta este momento, el Partido Popular y el PSOE, se han dado cuenta de que van a tener que hacer compañeros de viaje, por muy extraños que estos puedan parecer, si quieren tener una cierta cuota de poder y de influencia en las decisiones que se tomen.

Por todo ello no resulta extraño que ahora el PSOE, como medida quién sabe si para ganar un buen puñado de votos, quiera restaurar aquellos elementos del Estatut que han sido dañados por el gobierno del Partido Popular.

El objetivo es recuperar el voto catalán

El batacazo que se dio el PSOE en las últimas elecciones catalanas, ha hecho reflexionar mucho a la cúpula directiva. No se pueden permitir el lujo de perder más votos en un lugar estratégico para sus intereses. Por ello, con la restauración de las pérdidas del Estatut quieren congratularse no solo con sus ciudadanos sino con las fuerzas políticas a las que tarde o temprano le tendrá que pedir su apoyo.

Hundir más al Partido Popular

El segundo gran objetivo, como no podía ser de otro modo cuando hablamos de la lucha de poder entre la derecha y la izquierda española, es hundir un poco más en Cataluña al Partido Popular. Son conscientes de que su posición allí es bastante débil.

Pues bien, esto lo quieren aprovechar para asestar un golpe definitivo y lograr que no tengan apenas fuerza política. Saben que sin los votos de los catalanes, y mejor aún, sin el apoyo de esa comunidad autónoma, será muy difícil tener un gobierno tranquilo. Algo que ya lo están comprobando en sus propias carnes los populares y de lo que quieren sacar rédito político cuanto antes los socialistas.