Compartir

Nueve empresarios, investigados por financiar de forma ilegal al PP de Valencia en las elecciones municipales y autonómicas del año 2007 y en las nacionales de 2008,  han admitido los pagos. Según contaron, se hicieron para la caja b del partido y así han conseguido reducir su condena.

Los pagos en dinero b al PP valenciano

Estos empresarios han admitido ante la fiscalía anticorrupción la realización de pagos por 1.2  millones para la empresa Orange Market, que pertenecía al cabeza de la trama Gürtel, Francisco Correa, quien se dedicaba a realizar los acto electorales de Francisco Camp. El propio partido también abonó a la misma empresa 2.2 millones, según la investigación judicial.

Para que los pagos parecieran legales, ya que la legislación electoral los prohíbe, se firmaban una serie de contratos falsos, según han declarado. Para confirmar sus palabas, se espera que acudan a la fiscalía anticorrupción para ratificar sus palabras y así bajar la pena que se le quiere imponer que oscila entre cuatro y seis años de  prisión, por delitos electorales y también por falsedad documental.

Los empresarios que han declarado, siguiendo la estela de Enrique Ortiz, Alejandro Pons y José Beviá, han sido: Vicente Cotino Escribá, sobrino del expresidente de Les Corts de Valencia, Juan Cotino; Tomás Matínez Berna; Rafael Martínez Berna; Enrique Gimeno Escrig; Gabriel Alberto Batalla Reigada, y Antonio Pons Dols.

El delito que han cometido, lo castiga la ley de régimen electoral, ya que no deja que las empresas contratistas de la Administración financien campañas de los partidos electorales. Y el máximo para una persona física o jurídica que pude aportar a la cuenta electoral es de 6012 euros.

El pasado 26 de febrero, se abrió la fase del juicio oral contra cinco altos cargos del PP de Camps y contra diez empresarios, por lo que pronto podremos ver el desenlace de la trama Gürtel.