Compartir

Ha sido noticia durante todo el día de ayer, que un grupo de personas provenientes de clanes de etnia gitana, han invadido pisos en el famosísimo Barrio La Mina de Barcelona.

Esta “invasión” en los pisos de La Mina, comenzaron esta misma semana y es que este martes 11 de Julio comenzaron con la ocupación ilegal que se extendió hasta altas horas de la madrugada del miércoles, siendo los responsables un grupo de gitanos.

En este procedimiento irregular han sido afectados un total de tres edificaciones y alrededor de unos 40 pisos que contaban con protección oficial y que están a cargo de la gestión del Consorcio La Mina, estos últimos dieron la alerta a las autoridades tan pronto se dio el primer caso de intrusión y continuaron denunciando cada caso que fue surgiendo a fin de ampliar el expediente.

Los bloques afectados se encuentran en las calles Anna Frank, Manuel Fernández Márquez y Rambla de La Mina y según los componentes del consorcio, explican que algunos de estos inmuebles estaban destinados a realojar a familias residentes de esta misma zona.

gitanos han ocupado 40 pisos

Los Mossos d´Esquadra, quienes han recibido todas la denuncias, informan que el día martes recibieron una serie de llamadas de personas informándoles de la invasión ilegal de sus casas, por lo que lo que no se hicieron esperar las acciones en pro de evitar mayores incidentes, ahora se encuentran a la espera de que el juzgado se pronuncie para tomar las medidas de desalojo correspondientes.

Informan además que en el barrio de La Mina, trabajan varios grupos de narcotraficantes que también residen allí, por lo que son constantes las operaciones que realizan las autoridades en sus calles en busca de frenar las operaciones delictivas en la zona, de hecho y el pasado mes de Junio en un operativo de la policía se detuvo a Juan Carlos Ramos, vicepresidente del Consorcio y concejal de PSC dada su presunta relación con uno de los grupos dedicados al narcotráfico y está también bajo investigación Juan Luis Rosique, gerente del Consorcio.

La Mina es uno de los barrios más problemáticos de Barcelona, según lo asegura Isabel Rodríguez, funcionaria de la Policía Nacional en Cataluña y agrega también que según su experiencia, las calles de dicho barrio dificultan el acceso policial, dado que en estas operan grandes clanes de gitanos que trafican con sustancias estupefacientes  y que rechazan de plano la presencia de los Mossos d’Esquadra, quienes son los que tienen bajo su responsabilidad el patrullar por el barrio, es por eso la importancia de evitar estas invasiones en la zona.