Compartir

Ha sido citado de nuevo el empresario Javier López Madrid, en calidad de imputado como parte de la investigación del caso  por acoso a la Dra. Pinto, quien fuera la médico del imputado y su familia.

Esta denuncia por acoso sexual la interpuso la Dra. Pinto en el 2015

Desde entonces se ha venido sustanciando el caso, donde recientemente la victima ha señalado al comisario Villarejo como el que le apuñaló, razón por la que se interpuso una orden de alejamiento; así mismo entre las diligencias que ha ordenado la instructora del juzgado 39 ubicado en Madrid, surge la declaración que debe rendir el próximo 26 de Julio el conocido empresario Javier López Madrid.

caso de acosos a la doctora Pinto

Otro de los que deben rendir declaraciones, es el inspector Carba debido a que hay dudas por parte de los testigos del hecho, quienes al contrario de lo que dicen los informes presentados por el inspector y avalados por la fiscalía, señalan que si se produjeron las agresiones.

Se ha demostrado que la base de la investigación de Carba, fue un informe que elaboró una oficial de la policía sin una entrevista previa con la víctima y mediante el cual se le desprestigiaba; con el agravante que esta oficial es la esposa de funcionario instructor.

Después el mando emitió un informe final donde concluye que el día del apuñalamiento no paso por la zona de la agresión el vehículo de la Dra. Pinto o alguno con sus características, sin embargo esto se contradice con las grabaciones que existen en el sumario, también indicó que la víctima pudo haberse causado ella misma las lesiones, lo que también se contradice de acuerdo a dos funcionarios policiales quienes le atendieron en su vehículo ese día y que ya han atestiguado que la Dra. Se hallaba herida en el y acompañada por su hijo menor quien indico que su madre había sido apuñalada por un hombre.

En este caso de acoso, existen otros informes que han tratado de inculpar a la Dra. Pinto, haciendo mención de unas supuestas llamadas que le hizo esta al empresario López Madrid donde le amenazaba, pero de acuerdo a las declaraciones de su abogada, los testigos han demostrado que ni una de las llamadas fue hecha por la víctima.

La colaboración de un sargento de la guardia civil, donde pone en evidencia que hubo manipulación en el informe que hizo la policía judicial, ha sido clave para esclarecer el punto de las supuestas llamadas.