Compartir

Ha cobrado fuerza el rumor que corre tras las sesiones del juicio que se le sigue a “La Manada” y es que al parecer, su defensa está perfilando su estrategia para argumentar el “error de prohibición”.

¿Pero de que va este “error de prohibición”?

Los defensores de la Manada probablemente pretenden hacer ver que la actitud de la víctima no fue lo suficientemente clara como para hacerles saber que no consentía mantener relaciones sexuales con ellos o en todo caso estos no supieron interpretarla.

Sin embargo y para uno de los defensores de la víctima, el abogado Carlos Bacaicoa, este argumento carece de fundamento puesto que los acusados desde el principio han dicho que la víctima aceptó tener relaciones sexuales con todos ellos y que ella fue quien tomó la iniciativa, lo cual es una total contradicción con lo que significa el error de prohibición, el cual se aplica cuando el individuo actúa cuando entiende que su conducta es lícita, ya que no sabe que no se puede realizar o bien porque contaba con la autorización para hacer lo que hizo.

La Manada somos nosotras

Aún no está claro si en efecto la defensa de los acusados utilizará este argumento, uno de ellos al ser preguntado al respecto no proporcionó mayor información aunque si dijo que consideran que el caso está carente de pruebas.

En sus declaraciones, cada uno de los miembros de la Manada ha mantenido exactamente el mismo argumento, donde la víctima tuvo la iniciativa, participó activamente de los actos sexuales y todo transcurrió con absoluta normalidad entre ellos, sin forcejeos ni mucho menos; además hicieron énfasis en que es absolutamente normal que 5 chicos tengan sexo a la vez con una sola mujer.

Dejaron claro que no necesitaron en ningún momento el consentimiento expreso de la víctima, ya que su actitud de tomar la delantera y de conducir algunas situaciones fueron una señal inequívoca de que ella estaba totalmente de acuerdo en mantener relaciones sexuales con todos ellos.

Los acusados se muestran más fuertes en cada audiencia, no se les vio llorar ni lamentarse de su situación y la de sus familias, por el contrario, es notable el cambio en sus bien preparadas respuestas donde ha prevalecido la serenidad y el verbo fácil; a tal punto que aquellos jóvenes que se dieron a la tarea de responder anteriormente que la joven les habría denunciado porque estaba dolida ya que no pudieron prolongar la fiesta, ahora respondieron con un parco no se a la misma interrogante.

Un grupo de personas se agrupó en las afueras de la Audiencia de Navarra para brindar su apoyo a la parte acusadora, desde fuera gritaban que venían en manada para apoyarle y tal fue el alboroto que hubo que suspender al menos por una hora.