Compartir

¿Y qué es el candidato Borgen, de donde surge esto? Pues al parecer este par de políticos, Iglesias y Sánchez, tienen la confianza que lo que ha funcionado en la serie de la tv danesa que lleva este nombre, donde la habilidad de la protagonista para conciliar y capitalizar colaboradores, le catapulta a la posición de primera ministra aun cuando su partido es poco significativo, funcione también en la realidad política catalana.

Tanto Pablo Iglesias como Pedro Sánchez ya han escogido su potencial Borgen, el primero levanta la mano a Xavier Domènech (Catalunya en Comú Podem) y el segundo al Miguel Iceta (PSC); este último candidato ya se había autodenominado como tal en una entrevista para Telecinco el pasado mayo; de nada sirve pues que Iglesias quiera hacer suya la idea, como de hecho lo intentó el día de ayer.

En cualquier caso, los dos líderes y los partidos en general tienen muy claro que las posiciones encontradas y reiterados vetos entre ellos van a dificultar mucho las coaliciones una vez transcurran las elecciones del 21- D y la solución perfecta que han conseguido Catalunya en Comú y el PSC es contar con el candidato que sea el más aceptado por los demás partidos.

Miquel Iceta se presenta para dirigir la generalitat

Entre conversaciones de pasillo, Pablo Iglesias le ha dejado saber a Pedro Sánchez varias cosas, primero que su candidato Borgen sería Domènech, después le dio su opinión respecto a Iceta a quien considera le va a ser muy cuesta arriba lograr que el bloque independentista le apoye, en cambio para Domènech sería mucho más fácil, entre otras cosas porque se corresponde en sus tendencias de la izquierda, tanto manejar la abstención de CUP como obtener el voto de ERC.

Por su parte el líder del Psoe, Pedro Sánchez, cree en Iceta como la mejor opción fuera del independentismo capaz de llegar a la presidencia de la Generalitat, fundamentado en la poca aceptación de la candidata Arrimadas, después está convencido de que su candidato obtendrá resultados muy por encima de lo que dicen las encuestas, por otra parte y estando Catalunya en Comú bajo la tutela de Colau no es mucho el poder de acción de Iglesias para decidir e influenciar en las coaliciones pos elecciones.

Iglesias insiste en que solo Domènech podría ser capaz de lograr que las fuerzas constitucionalistas e independentistas lleguen a un pacto, Iceta está de plano descartado ya que según su opinión este excluiría a Ciudadanos de cualquier acuerdo al que se llegue.

Ante este panorama que dista de ningún acuerdo posible, Iglesias tiene la convicción de que habrá necesidad de realizar de nuevo las elecciones y aun con la certeza de que su partido sea señalado como el culpable, lo prefiere antes de elegir por obligación.