Compartir

El área de circulación con restricciones al tráfico de paso en el centro de Madrid y por parte del gobierno municipal de Manuela Carmena, para reducir las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2) que contaminan el medio ambiente y la salud de los ciudadanos, vuelve a ser primicia.

A partir del 1 de marzo se comenzará a aplicar multas a los conductores que no cumplan con la etiqueta ambiental, a través de 115 cámaras que funcionan desde principios del año.

Para el dispositivo de vigilancia están instaladas 60 cámaras de control de entrada y 55 de salida ya probadas a lo largo de la zona limítrofe del área de prioridad residencial de Madrid Central que mide 472 hectáreas.

Las multas que se impongan a partir de marzo a los vehículos que no les corresponda circular por esta zona restringida alcanzan un total de 90 euros y una reducción de 45 euros de acuerdo a la modalidad de pronto pago durante los siguientes 20 días naturales.

Los vehículos que tienen permitido circular por Madrid Central, son aquellos que se encuentran empadronados dentro del área delimitada, los invitados de los residentes, los que tienen el distintivo medioambiental de la DGT ECO y CERO, los vehículos de reparto y los servicios de emergencias y seguridad como bomberos, policía, ambulancias, etc.

También podrán acceder aquellos que vayan a estacionar en un parking dentro del área, entre otras excepciones.

Las cámaras fotografían cada matricula de los vehículos que entran o salen, se registran y comunican de manera telemática para verificar si el vehículo está o no autorizado para circular en los accesos no permitidos y de esa manera poder proceder a la imposición de la multa.

Por el momento y hasta el próximo mes de marzo, el conductor que incumpla con la medida quedará registrado y recibirá un primer aviso advirtiéndole la no circulación por Madrid Central.

La inversión de las cámaras y del sistema involucrado en Madrid Central hasta el año 2025 será de 11,8 millones de euros.

A este importe de dinero, hay que añadirle la pronta instalación por parte del Consistorio, de diecisiete paneles informativos que se tienen previstos para el mes de mayo, que advertirán a los conductores su cercanía y las restricciones de circulación dentro del área, así como proporcionar información en tiempo real de las plazas que se encuentran libres o no en los aparcamientos.

Entre las críticas que hace la oposición a Carmena, está el hecho de que se comiencen a aplicar las multas antes de la colocación de los referidos paneles electrónicos de mensajes, ya que si un conductor accede para aparcar y luego no consigue dónde hacerlo, será igualmente sancionado.