Compartir

Confrontan abiertamente a Carmena, representantes de la corriente Anticapitalistas por su impulso en la operación Chamartín, desbloqueada hace poco y cuya aprobación depende del Ayuntamiento Madrileño.

Anticapitalistas acusan a Carmena de favorecer a la banca, mediante un comportamiento pusilánime y acomplejado frente a los grandes capitales financieros, ya que este favorece la puesta en marcha de la operación Chamartín.

Bajo el nombre de “Madrid Nuevo Norte” fue nuevamente presentado el proyecto habitacional la pasada semana y las críticas de parte de los ediles Rommy Arce y Pablo Carmona, así como las de diputados del partido de Pablo Iglesias, no se hicieron esperar.

numerosos problemas con la operacion chamartin

La frontal oposición al proyecto urbanístico por parte de Anticapitalistas, ha quedado plasmada en un comunicado donde asegura que este proyecto hace un gran hueco a la credibilidad de Ahora Madrid y señala que “la banca siempre sale triunfadora en el Monopoly de la ciudad de Madrid”. Estas radicales posiciones suponen una dificultad en la convivencia a lo interno del equipo de gobierno.

La presencia de Isabel Serra, quien pertenece al sector de Anticapitalistas y se desempeña como portavoz de la dirección del partido morado, así como la de Lorena Ruiz-Huerta, apoyada también por la agrupación del ala izquierda radical y siendo la portavoz de Podemos en la Asamblea, dan cuenta del peso que tiene la agrupación en Madrid.

En su opinión, el equipo de gobierno se ha dejado llevar por las presiones y acusaciones que les señalan de frenar el empleo y la inversión, señalan que el contenido de la operación Chamartín da cuenta de un proyecto que se aleja de los objetivos que el movimiento municipal se auto impuso para la ciudad de Madrid y de un gobierno que cada vez escucha menos a los movimientos sociales.

Apuestan entonces a que la presión social logre detener el proyecto y están dispuestos a respaldar cualquier iniciativa que surja al respecto en aras de poner en vigor el programa mediante el cual Ahora Madrid ganó el ayuntamiento.

Hasta el momento han sido los ediles Carmona y Arce los únicos en pronunciarse abiertamente en contra de la operación, mientras que Podemos también ha propinado duras críticas al acuerdo asegurando mediante un comunicado que no había nada que celebrar y acusó al Consistorio de rebajar las exigencias frente al BBVA para dar paso a un urbanismo que apenas beneficia al 1%.

Carmena ha conminado a Iñigo Errejòn a un debate público sobre la operación dado que corresponde a la comunidad de Madrid aprobar el próximo 2019 la modificación necesaria para ejecutarla.