Compartir

La Policía Nacional encontró en su residencia el cuerpo sin vida de Pilar Cardeñoso, después de haber recibido la llamada de un vecino de Carabanchel y detuvo al presunto asesino de la cirujana del Hospital La Princesa de Madrid, quien resultó ser su pareja, el mismo horas después confesaría su fechoría.

Según la prensa, un habitante del barrio lo vio el lunes por la tarde caminando “en una actitud extraña” y dio aviso a las autoridades policiales siendo localizado cerca del Metro.

Estos al solicitarle su identificación y revisarla a través de la emisora policial ratificaron que era el presunto malhechor. Según la Policía Nacional en ese instante reveló que era el autor del crimen; siendo inmediatamente trasladado a la Jefatura Superior de la Policía de Madrid, donde se negó a rendir declaración ante el grupo de Homicidios.

El individuo señalado de haber asesinado a su pareja había alterado su apariencia, se afeitó la barba y cortó el cabello para evitar ser reconocido. La fuente manifestó que al momento de su detención el sujeto se mostró tranquilo y al parecer sin tener consciencia de lo que había hecho.

Los investigadores comprobaron la participación en el asesinato al poco tiempo de haber sido cometido. Las pesquisas se iniciaron el viernes pasado, cuando los funcionarios de la policía científica y el equipo de homicidios llegaron a la casa de la doctora y encontraron el cuerpo de María Pilar con evidentes signos de violencia; la misma vivía junto con su pequeño de 8 años.

El individuo de 43 años pareja sentimental la mujer asesinada, fue detenido el lunes por un pelotón de los Grupos de Ciudadano (GAC). Quien avisó a la Policía fue un amigo del supuesto asesino que después de éste confesarle la violación, hizo llegar unas fotografías del cadáver y le pidió ayuda para desaparecerlo.

La occisa estaba registrada en el Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (Sistema VioGén) por sufrir una agresión en 2018. Ese mismo año el agresor fue detenido, pero la mujer ni declaró ni denunció el suceso y mucho menos solicitó una orden de protección.

El día cuando se halló el cadáver, la ex esposa del detenido había interpuesto una denuncia contra el asesino por recibir amenazas, ante la Comisaría de la Policía Nacional de Alicante, territorio donde vive por lo que la Policía de inmediato le dio amparo.

La doctora María Pilar Cardeñoso, era natural de la provincia palentina de Paredes de Nava y trabajaba en el Departamento de Cirugía general y del aparato digestivo del Hospital de la Princesa de Madrid; además era discípula en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid en el servicio clínico forense.