Compartir

Sólo por el hecho de que se han adelantado los exámenes en el período escolar de septiembre al mes de junio en Madrid, ha generado que los alumnos que en su mayoría  que aprobaron todas sus asignaturas, no asistan más a clases, debido a que después de poder adelantar las evaluaciones extraordinarias.

En este caso es obligatorio hacer una llamada acostumbrado por lo que el deber ser es que los estudiantes finalicen las evaluaciones finales del mes de mayo, mientras que aquellos estudiantes que hayan suspendido asignaturas, deberán asistir a clases de refuerzo para poder aprobar las asignaturas en Junio.

Para todos los estudiantes que aprobaron, hay una serie de alternativas para mantenerse activos o de lo contrario, quedan olvidados debido a que en los centros no tienen recursos para poder atenderlos.

Hay total descontrol pues los estudiantes no asisten a las actividades alternativas y lamentablemente no los pueden obligar  a asistir a las mismas e incluso muchos padres apoyan tal decisión ante las razones de algunos estudiantes de no querer asistir, según opinión de un miembro del sindicato Central Sindical Independiente y de Funcionarios.

El curso pasado se aplicó el nuevo calendario escolar, como un experimento para cambiar el hecho de que en septiembre normalmente aprobaban los estudiantes, dado que un alto índice, el 58%, de los estudiantes de bachillerato y un 49% de los de Educación Secundaria obligatoria, han aplazado las pruebas.

Un promedio de 13.000 alumnos han aprobado el curso del 2017-2018, lo cual ha sido significativo con respecto al curso anterior.

No todo es positivo pues los buenos o excelentes estudiantes han sido perjudicados dado que pierden un mes de clases, lo cual no es bueno, ya que los desmotiva a seguir avanzando. Lo que queda en evidencia es que buscando beneficiar al estudiante deficiente no se ha tomado en cuenta como beneficiar al que se dedica durante todo el año escolar, lo que no es justo, adicional a que no se cumplen los lapsos de días lectivos según la ley.

El tiempo propuesto no permite que se cumpla todo el período, pues no da tiempo de dar todo el contenido además que es grave considerar que lo que no pudo aprender un estudiante durante todo el año escolar lo aprenda en sólo 15 para probar la asignatura aplazada.

Los alumnos no van bien preparados al siguiente nivel lo que se nota en el curso siguiente. Por el momento y ante estos fallos se va a probar el nuevo sistema por dos períodos a ver si se pueden corregir sobre la marcha los errores del pasado y de ser así será aprobado definitivamente.