Compartir

De esta manera, la comunidad de Madrid abre las opciones a más personas que requieren comprar o alquilar vivienda a precios asequibles.

De acuerdo a esta modificación del reglamento que rige la venta y arrendamiento de inmuebles de coste limitado, quienes están en posesión de estos pisos protegidos dentro de la Comunidad de Madrid, están imposibilitados de vender o alquilar si estos aun no superan los 30 años de construcción.

Hasta ahora el reglamento habla de 15 años con lo que esta modificación significa el doble del tiempo y está previsto que entre en vigor durante el primer semestre del 2020.

Con esta nueva normativa se pretende actualizar una norma que está en vigor desde el 2009 y que ya no se adapta al contexto socioeconómico actual, pero además el Gobierno de Isabel Ayuso apunta a facilitar el acceso a viviendas con precios más económicos a un mayor número de ciudadanos.

Con la vigencia de esta normativa queda en manos de la Comunidad de Madrid fijar el coste máximo de alquiler o arrendamiento del inmueble protegido, siempre que este tenga menos de 30 años de construido. De esta forma se evita la especulación.

De igual forma el Ejecutivo ha dispuesto la creación de la “protección permanente” que incluye dos tipologías más de alojamiento, con el propósito de ampliar el modelo existente de coliving y que este se pueda poner en práctica en pisos protegidos.

Estas tipologías son, las residencia temporales de estudiantes para aquellos estudiantes de universidades de la región y los pisos para alquiler de rotación.

De esta manera ahora los promotores privados tienen la opción de construir viviendas de unos 30 metros cuadrados mínimo, cuyo coste no implique que la renta que aplica en las viviendas protegidas se eleve.

Estas viviendas además deberían contar con aseo, dormitorio y cocina y espacios compartidos donde añadan otras opciones como un gimnasio.

Para apoyar la fluidez del alquiler de rotación están previstas algunas flexibilizaciones que abarcan por ejemplo a personas jubiladas, con bajos niveles para pagar una renta y que dispongan de una propiedad cuyo valor patrimonial no sea elevado.

Respecto a las residencias temporales la diferencia radica en que ahora se van a poder edificar en suelos protegidos adicional a los suelos dotacionales, así se distinguen de los alojamientos para estudiantes tradicionales. En estos casos habrá requisitos fijados por el Gobierno regional.

El fondo de esto es atraer a más población estudiantil hacia la Comunidad de Madrid, haciendo crecer el interés de los estudiantes de otras regiones a hacer su formación allí.

Otras novedades se ponen de manifiesto en el nuevo reglamento, entre ellas se prevé que el suelo de construcción también tenga un precio limitado tal como era hace 15 años.