Compartir

Bonificaciones para los que sustituyan su motor por uno menos contaminante y un descuento para las empresas que paguen el billete a Madrid y todo esto se realiza con el objetivo de promover el uso del transporte público y combatir el cambio climático.

Estos son los objetivos presentados por la persona encargada de los Asuntos Económicos y Financieros, Jorge García Castaño, donde presentó este miércoles junto con el alcalde socialista el Reglamento Fiscal 2019.

Se mantiene la ayuda fiscal de años anteriores, pero como gran novedad se introduce esta ayuda para las motocicletas y ciclomotores, con reducciones del impuesto sobre los vehículos de propulsión mecánica (IVTM) en los casos en que el vehículo es retirado y sustituido por un vehículo nuevo con la etiqueta ecológica C.

El año pasado ya se aplicó este descuento a los coches, pero ahora se ha ampliado a otros vehículos.

Madrid necesita que las motos sean mas ecologicas

Para poder optar a esta ayuda, el propietario de la motocicleta debe pagar la matriculación del vehículo sin la etiqueta ecológica en un plazo de seis meses antes de la fecha de la nueva matriculación (que debe tener lugar en 2019 o 2020) y residir en el municipio de Madrid.

La prima será del 75%

Otra novedad de este reglamento es la reducción del impuesto de sociedades (IEA) para las empresas que pagan el precio total por sus empleados, ya que se quiere enviar un mensaje a los sindicatos y a las empresas de que tendrán que negociar sus convenios colectivos en los próximos años.

El pago está exento del impuesto sobre la renta de las personas físicas para los empleados y es deducible para las empresas, dijo García Castaño, quien considera que se trata de una “apuesta por una ciudad más sostenible”.

Con el mismo espíritu, también habrá una reducción en el impuesto predial (IBI) para todos los edificios (no sólo residenciales, como en la actualidad) que instalen paneles solares.

En el caso de los edificios de viviendas, la prima máxima permitida por la ley es de un 50% del importe durante un período de tres ejercicios hasta un máximo del 60% del coste total de la instalación.

Además, se subvenciona el 95% del impuesto de construcción, instalación y obras (ICIO) sobre la instalación de paneles solares.

Para el resto de edificios, el IBI se mantiene a un nivel del 0,51%, aunque se ha llegado a un acuerdo para reducirlo al 0,4%.