Compartir

Un proceso la mar de sencillo, pero más aún si tienes toda la información adecuada.

Si te mudas a un nuevo domicilio, ya sabes que hay que hacer una serie de labores para tenerlo todo listo y preparado para poder comenzar a vivir en él. Sea un alquiler o una compra de vivienda, todo nuevo inquilino debe encargarse de llevar a cabo ciertos trámites de gestión de documentos relacionados con titularidades y relacionados.

Uno de los más habituales tiene que ver con el contrato de la luz. Todas las casas utilizan energía eléctrica y la inmensa mayoría de ellas necesita tener un contrato firmado con la correspondiente empresa encargada del suministro. Es ese contrato el que necesita un titular, que normalmente es quien vive en el domicilio donde se ha contratado la tarifa en cuestión.

¿Qué ocurre si un inmueble se alquila y entra a vivir una nueva familia? Que hay que cambiar la titularidad. Es un proceso que se puede ver en empresas concretas, como es el caso del cambio de titular con Naturgy y que resulta mucho más frecuente de lo que parece a simple vista, como también más sencillo.

Si esta es tu situación y no sabes qué hacer para pedir el cambio de titularidad del contrato de energía eléctrica de tu nuevo hogar, no tienes que preocuparte. Vamos a echarte un cable, nunca mejor dicho, para que puedas llevar a cabo el trámite sin problemas y para que estés completamente informado de lo que hace falta para completarlo en el menor tiempo posible. Como verás, no tiene nada de difícil y, además, puede ser completamente gratuito. ¿Se puede pedir más?

Cómo hacer el cambio de titular en el contrato eléctrico

Los pasos a seguir para realizar el cambio de titularidad en el contrato energético de una vivienda son bastante sencillos. Vayas a hacer el cambio de titular con Endesa, con Naturgy o con cualquier otra compañía que ofrezca esta clase de servicios, el procedimiento no suele variar mucho de una compañía a otra. Por eso, podemos dar unas pautas generales que son bastante simples.

¿Y cuáles son? Pues toma lápiz y papel, porque te lo vamos a dejar muy claro con las siguientes indicaciones. Es algo que se hace rápidamente, aunque sí que tendrás que esperar un tiempo a que se complete el trámite y la línea tenga el nuevo titular que se ha escogido para ella.

¿Qué debo saber antes de solicitar el cambio de titularidad?

Lo primero es que el solicitante de la nueva titularidad debe ser quien pida el cambio a la compañía correspondiente. Este requisito puede ser variable en función de la compañía con quien se haya contratado la luz, pero generalmente ha de cumplirse siempre. El que no cambia nunca es que el nuevo titular será el responsable de pagar todas y cada una de las facturas de luz que se emitan a su nuevo nombre.

Además de eso, también es necesario que el nuevo titular sea quien aporte los documentos y datos que pida la compañía a la hora de efectuar el trámite. ¿Cuáles son estos? Eso es algo que vamos a ver en el siguiente apartado.

¿Qué hace falta para pedir el cambio de titular?

Generalmente, lo que piden las compañías de luz o de gas es que se aporten tanto el nombre como los apellidos, el DNI (NIF o CIF) y número de teléfono de contacto del nuevo titular del contrato. Por supuesto, además de eso, se debe concretar la dirección del punto de suministro en cuestión para localizar el domicilio exacto y vincularlo al nuevo nombre.

Dado que las facturas se tienen que domiciliar, es indispensable otorgar los datos de la cuenta corriente para poder cobrar las facturas. Por último, pero no por ello menos importante, se debe aportar una copia del contrato de alquiler o de la escritura de la casa, en caso de haber sido comprada.

También hay que concretar que, si el boletín eléctrico de la casa está muy anticuado (es el documento que confirma que la instalación está en buen estado, además de ofrecer datos como potencia máxima posible), es decir, tiene más de 20 años de antigüedad, es muy probable que la compañía pida uno completamente nuevo. Para ello hay que pagar a un técnico autorizado, que se encargará de estudiar la instalación y emitir un nuevo boletín por un precio que puede ascender a los 200 euros.


Es el único pago que se debería realizar, aunque bien es cierto que algunas compañías también piden pagos por desplazamiento de alguno de sus técnicos, en cuyo caso se suelen cobrar 10 euros. Asimismo, también es posible que se pida pagar alguna clase de fianza para evitar fraudes a la hora de cobrar las facturas; pero insistimos, no es la práctica más habitual.

Y eso es todo. Ya sabes todo lo que hace falta para cambiar la titularidad del contrato de la luz. Acude a la oficina más cercana de la compañía encargada del suministro de tu domicilio y comienza a moverlo todo.