Compartir

Solo restan tres días para que rindan sus declaraciones Celia Mayer y Carlos Sánchez y mientras tanto la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, insiste en reiterar que no hay hasta ahora ninguna imputación para estos ediles a los cuales siempre ha defendido y brindado palabras de apoyo.

Señala que con hacer una seguimiento por encima del proceso judicial es suficiente para estar claros en que esos compañeros, Mayer y Sánchez, no están imputados y cerró con un “no tengo más que decir al respecto”, en el momento en que se desarrollaba su visita a la Patria Chica, la escuela infantil.

Los ediles Celia y Carlos han sido acusados por malversar caudales públicos, delito societario y prevaricación, justo después de que se denunciara ante la Fiscalía la firma del convenio entre el Ayuntamiento y el Mutua Madrid Open, siendo por eso por lo que deben presentarse a declarar el próximo lunes.

Para Carmena, en efecto con leer las providencias cuyo contenido le ha parecido muy interesante y ver el procedimiento judicial sin ahondar en los detalles, salta a la vista que no hay imputación alguna para estos dos ediles.

El «error» de Sánchez Mato y Celia Mayer que les apartó de Madrid Destino

La querella en contra de ambos concejales, Celia Mayer y Carlos Sánchez Mato, la presentó el Grupo Popular del Ayuntamiento de Madrid, la misma también incluye a la directiva de Madrid Destino, Ana Varela, que se le acusa de los delitos de “malversación de caudales públicos” y “prevaricación” y es que mediante dos informes externos se denunció que hubo presuntamente irregularidades penales en la firma del convenio antes mencionado.

José Luis Martínez- Almeida del PP, explicó que la querella se interpuso dada la gravedad de los hechos, los cuales además se encuentran bien descritos desde el punto de vista penal, señalando que la prevaricación surge debido a la no justificación de los informes encargados.

Mato y Mayer, defendidos a capa y espada por Carmena

Desde el principio y así lo ha mantenido, Carmena defiende que ninguno de los dos ediles ha sido imputado, así mismo asegura que su confianza hacia ellos se mantiene intacta aun cuando surjan distintos comentarios.

Con respecto al contrato del Open, asegura que no se hizo a dedo, de hecho afirma que en el marco de Madrid Destino, es admisible contratar por otras vías distintas a la administración.

Defiende que los ediles no hayan puesto su cargo a la orden, ya que eso solo debe suceder cuando la persona ha sido acusada por algún delito de corrupción, lo cual en estos dos casos no ha sucedido. Además, manifestó su asombro de ver cómo es posible que se confunda o se relacione un delito de corrupción con uno de prevaricación, afirmando que uno no tiene en lo absoluto que ver con el otro.