Compartir

La ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, no se presentó este martes para declarar en calidad de investigada por falsificación de documentos y delito de cohecho impropio, a raíz del escándalo del máster de derecho autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos, cursado en 2011-2012. Unos delitos que conllevan penas de hasta 12 años de prisión y 21 de inhabilitación para ejercer cargo público.

Decenas de periodistas esperaban la ex madrileña a las puertas de la plaza de Castilla en la que debía ser la primera comparecencia pública desde su dimisión a finales de abril.

Ahora bien, al final no se presentó en el juzgado de instrucción número 51 de Madrid, alegando la defensa a última hora motivos médicos, entregando un certificado de enfermedad justificando el aplazamiento. La magistrada que instruye la causa, Carmen Rodríguez-Medel, quiso comprobar la veracidad de estos motivos y para ello dictó una providencia para enviarle un médico forense a su casa para evaluar su estado de salud. El médico enviado a su casa corroboró su problema médico.

Cifuentes no compareció ante el Juzgado a declarar por motivos médicos

Ahora su comparecencia ante el tribunal se pospuso hasta el 23 de julio a las 16:30 horas. El lunes, el juez rechazó su apelación para que su caso sea escuchado en el Tribunal Supremo.

Cifuentes tenía que ir al juzgado después de que la magistrada hubiera decidido desestimar este lunes, la petición de la defensa de anular la cita de este martes.Todo a la espera que el caso se elevara al Supremo para investigarlo conjuntamente con el de Pablo Casado, en condición de aforado.La juez rechazó la petición de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid de remitir la causa al Tribunal Supremo.

Cifuentes siempre ha defendido la autenticidad del máster a pesar de la polémica que se suscitó, sin embargo y tras la publicación de un vídeo en donde se le habría sorprendido robando cremas en un supermercado en el 2011, acabó presentando su dimisión como presidenta de la comunidad el pasado 25 de abril. Tiempo después también renunció a su escaño en la Asamblea de Madrid.

El caso Cifuentes ha generado una de las peores crisis que ha sufrido el PP. En un primer momento, el asunto del máster pareció un pequeño escándalo que tan sólo erosionaría la imagen de la presidenta madrileña, no obstante ha llegado a males mayores.

Hoy se presentaran a declarar cuatro docentes de la URJC y para el próximo 3 de agosto le tocará al profesor Pablo Chico de la Cámara y el estudiante Álvaro Morante. Por su parte, el director del Instituto de Derecho Público (IDP), Enrique Álvarez Conde, se negó a comparecer sujetándose a su derecho a no declarar.