Compartir

La ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes de 54 años, está siendo imputada por falsificación de documentos públicos y quien solicita sea penalizada es la institución Universidad Rey Juan Carlos por el caso del trabajo de Fin de Máster.

Se piden cuatro años de prisión, multa e inhabilitación para cargo público durante seis años. Cifuentes hizo público el acta falsificada a sabiendas de que no había cumplido con los requisitos para obtener tal título.

Según las informaciones recibidas existían irregularidades en el Máster de la mencionada Cristina Cifuentes,  las que fueron del dominio público al ser difundidas mediante publicación digital del diario.es, donde se mencionó la ausencia de la  realización de dicho trabajo Fin de Máster de Derecho Autonómico y local correspondiente al período 2011-2012.

Esta publicación, supuestamente puso en marcha de inmediato una maquinaria o red de complicidad dirigidas a la falsificación del o los papeles en cuestión, donde estarían incursos un grupo de personas, profesionales  e integrantes de la plantilla laboral de dicha institución Universitaria, que se habrían prestado para la creación de documentación falsa dirigidas a favorecer y acreditar a Cristina Cifuentes.

Se desató una cadena de eventos para ocultar del documento falso a recrear, dando como resultado que se vieran envueltos en dicho acto ilegal varios personajes pertenecientes al ente universitario, entre quienes figuran nombres como el de Teresa Feíto Figueredo, quien supuestamente a su vez incluye en la trama a Enrique Álvarez Conde.

Para el inicio de la creación de la documentación falsa, Álvarez  se dirige por vía telefónica a Cecilia Rosado Villaverde, quien había sido su alumna, instruyéndola para que también diera su aporte en la legitimación del documento tergiversado.

Según se conoció Feíto fue aún más lejos, se dice que amenazó con represalias a todo aquel que se negara a colaborar con la farsa en marcha.

Dicho aporte se materializaba por parte de Rosado, en la elaboración de acta forjada contentiva de la defensa del Trabajo Fin de Máster, alterando obviamente fechas, composición del Tribunal y título del trabajo y posteriormente ser remitido vía e-mail al Rector Javier Ramos  a nombre de Álvarez Conde.

Entre las informaciones que se hicieron públicas está el hecho de la actuación de Rosado con relación a la simulación de firmas de Alicia López de los Mozos y Clara Souto Galván, con quienes estableció comunicación telefónica para acordar aspectos relacionados  a trámites para finiquitar la falsificación del acta en cuestión.

Estos acontecimientos configuraron el delito de Falsificación de Documentos por el cual se imputa a este grupo de personas y cuya principal protagonista es la ya mencionada Cristina Cifuentes, quien presuntamente fue la que dio comienzo el procedimiento de forjamiento de papeles dando las primeras instrucciones a Teresa Feíto Figueredo para tal fin.