Compartir

Dos años es lo que estima Cristina Cifuentes que le tomara al partido PP recuperar el medio millón de votos que perdió en las elecciones autonómicas del 2015 en Madrid.

Todo el mundo a la calle, es el lema que ha utilizado Cifuentes como la acción medular para recuperar no solo los votos sino para recuperar 50 alcaldías y 286 concejales tras haber perdido el timón hace dos años, tanto de la capital como de grandes municipios.

La líder regional del PP le insiste a los miembros del partido de que la clave está en la calle y ordena mediante comunicados internos, reuniones y hasta por Whatsapp, ejercer las acciones del caso, ya que señala haberse encontrado con un partido cuyos miembros están desconectados con sus autoridades y sin ningún tipo de motivación de parte de los alcaldes, donde no se presta atención a los portavoces, sin directrices y con un censo totalmente desactualizado.

Cifuente tiene un plan

El pasado mes de mayo, Cifuentes hizo alianza con los duros del PP para hacerse del Comité Ejecutivo de Dirección, donde uno de sus miembros, Jaime González Taboada, fue nuevamente implicado en el caso Púnica. Pero no todo ha sido de color de rosa para Cristina, ya que en mayo la Guardia Civil solicito que se le investigara, lo cual desestimó el juez Eloy Velasco, no obstante surgían nuevos escollos ya que se deterioraba su relación con el partido aliado Ciudadanos y Podemos, solicitando una moción de censura en su contra que pese a su resultado fallido hizo daño a Cristina quien no participo en el debate y quedo muy mal parada.

Desde la pre campaña y en la campaña, la presidenta Cristina Cifuentes ya anunciaba la toma de las Plazas ya que el PP es un partido de calle y su antigua presidenta, Esperanza Aguirre, así lo demostraba con sus constantes relaciones con la gente.

Al parecer, esa conexión se había deteriorado los últimos años y considera que una de las causas de que militantes le hayan abandonado es porque el partido se volvió obsoleto en Madrid y los jóvenes no se sentían identificados con sus políticas, ello aunado a la corrupción y otros males que aquejan al partido.

Hay que ir a la calle y conectarse con los aun partidarios del PP y también con los que se han ido desilusionados, hay que sincerar el censo e intensificar la presencia del partido en la sociedad para encaminarse en la recuperación de esos votos.