Compartir

Si deseas salir a correr por la capital y no quieres exponerte a la contaminación, debes escoger el momento, lugar y la hora para evitar sus excesos.

Así lo afirma un estudio titulado ‘Práctica deportiva y calidad del aire’, elaborado por la aseguradora Zúrich y el RACC quienes han analizado el impacto que la contaminación tiene sobre las personas que hacen  ejercicio al aire libre, especialmente running. Han establecido las diferencias que existen en función del lugar, hora y día de la práctica con la finalidad de proveer al corredor una información ventajosa al planificar sus entrenamientos.

Para valorar la calidad del aire, dicha evaluación ha medido la presencia de contaminantes que más afectan  la salud y las más frecuentes como las partículas en suspensión y el dióxido de nitrógeno (NO2). Tomando como muestra dos áreas verdes, la casa de Campo y el Parque del Retiro, así como dos arterias principales con mucho tránsito la Avenida de Pablo Iglesias y el Paseo de la Castellana.

La Casa de Campo es recomendable a última hora de la tarde en los días festivos y laborables

  • El Parque del Retiro es aconsejable en días laborables especialmente al mediodía hasta las 14 horas, y por la tarde entre las 17 y las 20 horas o en cualquier hora de los festivos.
  • En la Avenida de Pablo Iglesias que contiene un gran volumen de contaminantes, sólo es recomendable a mediodía, los días festivos o fines de semana.
  • El Paseo de la Castellana posee el mismo nivel de tránsito durante todo el día, correr por esta vía a una hora es indiferente.

El estudio señala que es beneficioso evitar los entrenamientos mañaneros, entre las 7 horas y las 11, ya que se reduce el NO2 y la concentración de partículas. El momento ideal para correr es al mediodía, lejos de las horas llamadas pico porque los contaminantes son inferiores, a excepción de la Casa de Campo donde a última hora de la tarde la calidad del aire es mejor.

En líneas generales se recomienda el mediodía en las zonas sin tráfico de 12 a 14 horas y en las que tienen mayor tráfico de 17 a 20 horas.

Los datos del estudio demuestran que en Madrid el contraste entre correr en calles o sin tráfico es muy significativo, donde hay gran circulación el dióxido de nitrógeno es 1,5 veces superior y hay el doble de partículas. Además la calidad del aire en la mañana de un día festivo y en la tarde de uno laborable es similar.

En la capital española no se detectaron concentraciones de contaminantes que desaconsejen la práctica deportiva al aire libre y mucho menos que generen alarma.