Compartir

El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, iniciará los trámites para una investigación  por vía penal por la alta cantidad de bajas de efectivos policiales, presentadas durante la celebración del Orgullo Gay el pasado 7 de julio.

Un total de 222 policías municipales presentaron bajas por razones de enfermedad, firmadas por médicos de la Seguridad Social.

En este sentido, Barbero ha anunciado que motivado a la sorpresiva cantidad de bajas registradas el mismo día, denunciará el caso ante el juzgado, en vista del riesgo inminente expuesto en la seguridad pública y el caos intencional producido en el dispositivo ejecutado ese día en las fiestas.

Cabe señalar que algunos de los sindicatos del cuerpo de Policía Municipal, exhortaron a los agentes a no registrarse como voluntarios y prestar la labor de seguridad en las fiestas del Orgullo,  ante la novedad de Barbero, de querer suspender los descansos semanales a la plantilla de policías, para poder dar cobertura al evento.

Así mismo, el sindicato mayoritario del cuerpo municipal (CPPM), había ya asomado la posibilidad que diversos policías podrían enfermarse ese día.

El equipo de trabajo del concejal de Seguridad está atento sobre un informe bien elaborado y soportado, para igualmente emprender acciones en cuanto a la averiguación administrativa que realiza Asuntos Internos.

Así mismo, el Edil aclaró que solo había decidido suspender el descanso semanal al  quince por ciento de la plantilla de agentes policiales.

Por su parte, el portavoz de la Coalición Sindical Independiente de Trabajadores CSIT Unión Profesional, José Francisco Horcajo, resaltó que el sobretiempo prolongado y carga excesiva de trabajo, causa aumento de los niveles de estrés, sobrellevando que el trabajador pueda padecer de algún tipo de enfermedad.

Del mismo modo advierte que Barbero es el único responsable del estado de salud y de tantas bajas por enfermedad de los agentes policiales.

Por otro lado, las ediles del Cs, Ana María Domínguez y del PP, Inmaculada Sanz, han coincidido en señalar, que los agentes de la Policía Municipal, presentan sobrecarga laboral e escasos períodos de descansos.

Igualmente destacaron, que varias zonas de la ciudad se quedaron sin resguardo, porque la mayoría de los agentes cubrían la seguridad del evento del Orgullo y de Mad Cool. Ana María Domínguez lamentó que los agentes se les asignaran extensas jornadas de trabajo, sin ni siquiera facilitarles tanto agua como comida.

En otro orden, Barbero ha reiterado estar dispuesto a continuar con las conversaciones en cuanto a las condiciones laborales de la contratación colectiva, no empero, consultará e indagará con los distintos sindicatos, sobre su opinión o desacuerdo con la situación presentada con los agentes policiales.