Compartir

Estar a cargo de la organización de un evento tan grande como lo es el Mobile World Congress, que sin duda alguna, se encuentra entre las aspiraciones más ambiciosas de cualquier ciudad grande.

Por este motivo, no debería ser extraño que Isabel Díaz Ayuso, quien es la presidenta de la Comunidad de Madrid, lo tenga presente dentro de sus más grandes pretensiones, esto ante la creciente posibilidad de abandono por parte de los organizadores del congreso celebrado en la ciudad de Barcelona debido a la enorme incertidumbre que ha venido generando el “Procés”.

Considerado uno de los congresos de tecnología más grande de todo el mundo, Mobile World Congress cada año congrega a más de 100 mil personas y además, produce un gran impacto a nivel económico de unos 470 millones de euros aproximadamente.

Metro de Gran Vía

Las personas que asisten al mencionado congreso provienen de al menos 200 naciones distintas y normalmente, saturan por completo la mayoría de los hoteles y hospedajes de la ciudad de Barcelona en lo que se considera uno de los segmentos de turismo más importante y rentables para las más grandes cadenas hoteleras, estamos hablando de los negocios.

Unos 8 mil visitantes que estuvieron en la edición anterior de este congreso, se les fue entregado el cargo de consejero delegados.

Este evento también reúne a las compañías de telecomunicaciones y fabricantes de tecnología más importantes de todo el mundo. Aparte, tienen  como otro de sus objetivos el de convertirse en un punto importante para este sector pueda presentar las novedad más importantes de la actualidad.

En el presente año, muchos esperan con ansias el lanzamiento final de la tecnología 5G, la cual servirá como impulso para lograr el desarrollo definitivo de la inteligencia artificial.

Este tipo de congresos también sirven como semillero de diversas compañías, al igual que polo tecnológico para empresas de la localidad o aquellas que se encuentren asentadas en la ciudad de Barcelona que se les presente la oportunidad de finiquitar acuerdos y desarrollar vínculos de negocios con otras compañías que trabajen en el mismo sector.

La intensión de la presidenta de la Comunidad de Madrid no llega en el mejor de los momentos, ya que en Barcelona existen muchas dudas acerca de la renovación del contrato anteriormente firmado entre GSMA y la propia ciudad.

La mencionada ciudad está poniendo en juego la renovación del contrato correspondiente al periodo 2023-2028.

De hecho, actualmente existen ya varias ciudades internacionales que han entrado en la puja, haciendo todos los intentos posibles para conseguir la organización de este importante congreso, esto si la tensión que hay en este momento en Cataluña aumenta.

Por ahora, solo toca esperar pacientemente y ver cómo se desarrollan los recientes acontecimientos dentro de la ciudad de Barcelona.