Compartir

En lo que va del año 2019, los fallecidos por accidente de tráfico se han duplicado. Hasta el pasado 12 de julio habían perecido en las carreteras de la Comunidad de Madrid 45 personas, 24 más con respecto  a 2018. Sin embargo de los 45 fallecidos, sólo tres se registraron en los puntos negros señalados por la DGT.

La cifra afecta la tendencia nacional, ya que en el territorio español los accidentes bajaron en la primera mitad del año en 10%. Aunque un dato que preocupa es el alto índice de motoristas muertos.

El 75% de los accidentes con víctimas fatales  sucedieron en vías secundarias de la Comunidad de Madrid, cuyo mantenimiento es responsabilidad del Ejecutivo autonómico. Según la Dirección General de Tráfico, la carretera con más fallecidos es la M-50, seguida por la A-4. Uno de cada tres accidentes mortales ha acontecido entre las 15.00 y las 20.00 horas y el 40% de los contratiempos fueron choques, seguidos de alcances y salidas de vía.

De un total de 136 enclaves localizados en España, la Comunidad de Madrid cuenta con 14 espacios descritos por la Dirección General de Tráfico como Tramos de Concentración de Accidentes (TCA). De estos 14 TCA, 13 quedan en vías de gran volumen de vehículos, y uno en una carretera de Torrelaguna.

 Ya desaparecieron los tramos considerados peligrosos de las carreteras de Burgos y La Coruña

En este verano la Comunidad de Madrid invertirá 23,11 millones de euros para optimar los 427 kilómetros de la red autonómica. Por ello, la Consejería de Transportes ya hizo un estudio de los estragos a nivel estructural y superficial de las vías.

El plan está contenido en la Estrategia de Conservación de Carreteras 2018-2021, donde el Gobierno regional prevé  invertir más de 162 millones de euros para reparar y conservar los más de 2.500 kilómetros de las vías autonómicas.

Además se tiene previsto 61,9 millones de euros para la explotación y conservación de carreteras. Según Transportes esta ayuda económica es “indispensable para cuidar la vialidad con condiciones adecuadas de seguridad para los beneficiarios y evitar se produzcan accidentes; en caso de ocurrir, disminuir los daños en los conductores y sus acompañantes”.

El convenio de reparación y mantenimiento de estructuras permitirá inspeccionar y dejar en excelentes condiciones las pasarelas, los puentes y más de 1.120 viaductos con los que cuenta la red de carreteras regional, por un monto de €21,82 millones de euros hasta 2021, mientras que en el mantenimiento de las instalaciones luminosas y semafóricas se invertirán unos €12,5 millones.

Finalmente la conservación y acondicionamiento de las isletas, travesías y márgenes tendrán un gasto de €4,9 millones.