Compartir

Después de Cataluña, Madrid es el cuarto destino de España donde han llegado más menores extranjeros no acompañados, los llamados MENA. La Comunidad de Madrid recibió en 2017, el 7,45% de los MENA, según informe presentado por Save the Children.

Las Naciones Unidas, define a los MENA como los menores que están separados de ambos padres y otros parientes y no recibe atenciones de ninguno de los adultos a los que por ley o por costumbre, corresponde esta responsabilidad.

En toda Europa hay menores extranjeros no acompañados, se pueden apreciar distintos perfiles que son condicionados por las causas que los empujan a hacer el proceso migratorio. Existen adolescentes que emigran para buscar un futuro mejor de vida económico, social y cultural en el Norte, lo que sus familias y sus comunidades también comparten. Muchos de ellos se escapan de situaciones de conflictos en su familia, por violencia, motivos políticos, religiosos o de carácter étnico, lo que los lleva a abandonar su país, aunque existe además, el derecho natural a emigrar.

ola migratoria Madrid

Si llegan con 16 años de edad, ya no entran en la educación obligatoria y se quedan colgados hasta cumplir los 18. Un menor de 16 años en España ya puede trabajar, mientras que los MENA se les deniega automáticamente el permiso de trabajo hasta la mayoría de edad, creándoles una condición de indigencia.

La mayoría son chicos desde los 15 a 17 años y en algunos casos se detectan adolescentes del sexo femenino. La procedencia ha ido variando a lo largo de los años, y aunque en un principio muchos de ellos procedían de Marruecos y de otros países como Argelia, también se ha ido detectando un aumento de adolescentes que proceden de Senegal, Ghana y Nigeria. Los procedentes del norte de Marruecos suelen atravesar la frontera escondidos en la parte inferior de camiones o autobuses.

En el ámbito Estatal, España registró en 2017 2.500 menores migrantes no acompañados, un 60,4% más que el año anterior.

No obstante, estas cifras oficiales no recogen todos los niños que llegan solos a España, muchas veces ellos ocultan su condición de menor de edad, para que el sistema no los excluya, otras veces dicen ser mayores de edad, para poder llegar a la península y acceder al mercado laboral y otros por los mismos mecanismos obsoletos e ineficaces de identificación de la edad, que los declaran adultos cuando en realidad son menores.

En Madrid actualmente hay sólo dos centros que acogen a los menores migrantes en situación de desamparo, el Isabel Clara Eugenia y el de Hortaleza, que atiende a menores de 14 años y mayores de 14, respectivamente.