Compartir

El proceso de desalojo tuvo lugar en la calle Cristino Martos, donde antes funcionó Comisiones Obreras y se desarrolló sin contratiempos.

El barrio de Malasaña presenció en horas de la mañana el desalojo de Hogar Social Madrid, un grupo neonazi que ocupaba ilegalmente la antigua sede de Comisiones Obreras desde noviembre del 2018.

Aun cuando la policía realizo el procedimiento sin ningún inconveniente, miembros del colectivo han hecho intento de tomar por la fuerza la sede del PSOE ubicada en Ferraz, lo cual ha sido impedido hasta ahora por la seguridad del lugar.

Los encargados de realizar las labores de rescate de la edificación ubicada en Malasaña, han sido los efectivos pertenecientes a la Unidad de Intervención Policial, de la Policía Nacional de Madrid, labor ejecutada sin contratiempos según trascendió por parte de la Jefatura Superior de dicho cuerpo de seguridad.

Sin embargo, después de que todo se desarrolló de manera controlada, un pequeño grupo de personas miembros de dicho colectivo se trasladaron a la sede del PSOE ubicada a unas cuantas calles para intentar ingresar a esta de manera forzada.

Por su parte, el partido responde a esta actuación del colectivo neonazi por medio de sus redes sociales, señalando que su posición es firme ante la intolerancia de la extrema derecha.

Hogar Social Madrid elevo su voz en el momento en el que estaban siendo desalojados, señalando que no habían sido previamente notificados de esta acción, por parte de la Policía Nacional, así mismo que con la desocupación forzosa quedaban sin hogar 30 personas, según denunciaron.

De igual forma se manifestaron por medio de sus redes sociales, en las que la líder Melisa Domínguez responsabiliza al Gobierno de dejar en situación de vulnerabilidad a un grupo de españoles de muy bajos recursos que además la administración no toma en cuenta.

Melisa ratificó su lucha por aquellos españoles que están en la calle y con hambre, a los que dice no dejaran de defender.

El pasado noviembre del 2018 este colectivo denominado Hogar Social Madrid aprovecho que el edificio de la calle Malasaña estaba desocupado desde el 2013 y que acababan de ser desalojados de otro edificio ubicado en Príncipe Vergara que habitaron ilegalmente durante un mes.

Allí permanecieron por un año y dos meses, hasta que por medio de la actuación organizada de la Policía Nacional se les obligó a marcharse.

Esta al parecer y a juzgar por las evidencias, es una práctica continuada por parte de este colectivo que ahora trata de tomar por la fuerza la sede de un partido político y que seguramente ya estarán a la caza de un nuevo lugar para ocupar ilegalmente.