Compartir

El delegado de Salud, Seguridad y Emergencia Javier Barbero, quien tenía previsto implantar la jornada laboral del Cuerpo de Bomberos a 35 horas, no cuenta con el presupuesto suficiente para cumplir dicha promesa.

En un documento que se hizo público Ignacio Becerril ex director general de Emergencias expone a Barbero y su equipo que en los fondos previstos para el año 2019 no se prevé presupuesto para cubrir esta necesidad. Explica que fue solicitado un total de 12.993.471,33 euros pero le fue asignado €7.608.100 euros.

El Ayuntamiento hizo un cálculo y para mantener 231 personas por turno durante el año se requieren 22.000 guardias extraordinarias que devengan cada una €680 euros, es decir €15 millones de euros, doble cantidad de lo concedido; más dos millones de lo solicitado por el ex director.

Becerril y el ex jefe del Cuerpo de Bomberos expusieron que sin la asignación presupuestaria es absurdo cubrir el servicio. Sin embargo se les sugirió que para ajustar las 35 horas se redujera el personal nocturno y dicha opción fue denegada por un tema de seguridad.

A finales del año anterior cuando se instruyó la implantación de las 35 horas, Barbero aseguraba que sí había presupuesto, pero el Consistorio señaló que se esperaba un decreto ley para establecer un marco legal y poder asignar el presupuesto.

El pasado 27 de marzo de 2018 se firmó un acuerdo complementario sobre las guardias extraordinarias con los Bomberos y no se observaban las 35 horas; razón por la cual  el ex director de Emergencias había pedido un monto equivalente al de 2018 para este año 2019.

Una instrucción del Área de Salud, Seguridad y Emergencias establece un nuevo escenario, adaptar a la jornada personal cinco guardias en turnos de 24 horas y 15 jornadas diarias al personal en jornadas de ocho horas.

Una orden del Ayuntamiento expresa: “quien se presente en un plazo de 20 días de forma voluntaria se le cambiarán guardias obligatorias por extraordinarias”. Mientras se espera que la adscripción finalice, manifiestan que la dotación presupuestaria para financiar este precio adicional, será a través del Consistorio y de la  intervención municipal.

Por su parte la asesoría jurídica de Bomberos dice que tal instrucción no se ajusta y podría traer como consecuencia un conflicto colectivo, ya que estas guardias voluntarias se pudieran convertir en obligatorias si no hay suficientes adscritos. Si no se costean, el delegado al hacer un dictamen sin fondos sería acusado de una prevaricación administrativa.

Se cree que Barbero si resulta reelegido pagaría las guardias extraordinarias voluntarias que tienen un retraso de 7 meses, ya que contaría con el tiempo necesario para obtener los fondos; en caso contrario pasaría la responsabilidad a la próxima Administración.