Compartir

Las obras de transformación del Edificio España, siendo la octava obra más alta de la capital con 117 metros, fueron suspendidas de manera inmediata tras una orden cautelar emitida por el Juzgado de Primera Instancia número 67 de Madrid quien ha observado riesgos estructurales, tomando por sorpresa a la corporación que se ocupa del diseño de Riu Plaza España.

El objetivo era remodelar y acondicionar para verano la edificación que llevaba más de diez años vacía y desmantelada, convirtiéndola en un hotel de lujo 4 estrellas e inspirado en los rascacielos de Nueva York de los años 50 con 26 plantas y 550 habitaciones, además de un skybar con atractivas vistas panorámicas hacia la ciudad.

El Grupo Baraka, ex propietario del edificio previamente había demandado a la compañía RIU Hotels & Resorts por no adherirse al proyecto estipulado y respetar la estructura original.

El mismo solicitaba la realización de una evaluación, enviar la documentación de los entes involucrados, el estudio arquitectónico así como la licitación de los trabajos  de reforma, cosa que no se hizo.

Por su parte la empresa RIU ante la petición de Baraka, empresa presidida por Trinitario Casanova de interrumpir los trabajos, indicó que fue temerario y una falta de ética profesional crear alarma social sin fundamento.

Argumentaron como totalmente falso que se redujeran costes y términos a la seguridad en el rediseño de la propiedad. Agregaron que la vendedora al parecer se había reservado el trabajo de 15.000 metros cuadrados de la galería comercial ubicada en el piso inferior.

El documento considerado como conflicto empresarial por el Ayuntamiento, fue enviado por este al Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y a la vez el juzgado solicitó una copia; cabe destacar que no hubo atención técnica para adoptar la medida.

Sin embargo portavoces de Riu Hotels & Resorts afirman que hasta la fecha no han recibido notificación; situación que supone para ellos la no existencia de irregularidad alguna y por consiguiente la seguridad estructural del inmueble no ha estado comprometida.

Aseguran que respetarán las decisiones judiciales y buscarán hacer justicia con testimonios y pruebas documentales que así lo ameriten.

Aunque el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible de la capital José Manuel Calvo declaró a los periodistas que los técnicos municipales comprobaron que las obras sí se acometieron de acuerdo a la licencia y las innovaciones tomando en cuenta la seguridad estructural; considera que el juez actuó por previsión y en cuanto escuche a los expertos se levantará la suspensión.

Aspiran los representantes de RIU que las labores logren reanudarse lo más pronto posible, una vez se confirme que no hay irregularidad y pueda verse resplandeciente uno de los edificios más representativos de Madrid, siendo patrimonio de la ciudad.