Compartir

Como consecuencia de la operación Lezo y la ya sabida dimisión de Esperanza Aguirre, ahora se ha abierto un periodo de reflexión muy interesante dentro de la Comunidad de Madrid. Y es que, para el PSOE, no es suficiente lo que está sucediendo. Quieren más. Y para ello han pedido la cabeza de Cristina Cifuentes. Más que nada porque creen que ella es también una parte muy importante de todo este entramado y por lo tanto hay que depurar responsabilidades a nivel político. Unas responsabilidades que pasan por quitarla del poder.

Una moción de censura que no prosperará

Llegados a este punto, desde las filas socialistas se cree que lo mejor que puede pasar en la capital de España. Es que haya una moción de censura contra el gobierno de Cristina Cifuentes. El problema es que esta moción de censura tendría que estar apoyada por los votos de Ciudadanos. Una formación la de Albert Rivera que no está por la labor ya que considera que el Partido Popular de la Comunidad de Madrid no ha incumplido ninguno de los puntos del acuerdo que se firmó hace unos meses. Una vía que, como se puede ver, no prosperará bajo ningún concepto.

Llegados a este punto parece que solamente hay dos cosas claras. Por un lado, la moción de censura no prosperará bajo ningún punto de vista y por otro lado se ve claramente que el PSOE continuará con su estrategia de desgaste a dos bandas. Y es que no solamente se va a centrar en el Partido Popular sino que también se va a centrar en su socio político. Un escenario que habrá que ver cómo se gestiona ya que puede darse el caso de que todo eso, en realidad, no haga otra cosa que salpicar al partido de izquierdas y perjudicarle dentro del corto y del medio plazo.