Compartir

Desde hace poco menos de un año, en la Comunidad de Madrid se viene detectando una serie de deficiencias muy importantes en todo lo que tiene que ver con el sistema jurídico. Y es que, a pesar de que se trata de la capital de España, los recursos no son los que deberían. Por ello, se llegó a la conclusión de que hacía falta meter nuevo personal con el objetivo de dar salida a algunos casos muy concretos y a aquellos que requiriesen de un juicio más bien rápido. Sin embargo, este plan de refuerzo, muy aplaudido desde todos los ámbitos, no ha tenido la respuesta que necesitaba desde el gobierno central.

Más medios humanos, los mismo medios logísticos

La situación dentro de un juzgado de la Comunidad de Madrid, puede llegar a ser poco menos que grotesca. En algunos juicios se puede ver el refuerzo por parte del personal, como por ejemplo un funcionario que asiste al juez o a la jueza de turno pero, incomprensiblemente, no tiene una silla donde poder sentarse. Algo que, en no pocas ocasiones, provoca incluso el escarnio de los propios compañeros de profesión.

Pero esta falta de recursos logísticos no solo choca de manera frontal con los intereses de los funcionarios sino que en muchas ocasiones, el público o incluso el propio acusado, no tiene un banco en el cual sentarse de modo que  si la jornada dentro del juzgado se alarga más de lo normal se produce un agotamiento en los presentes que no es propio de una ciudad desarrollada.

El plan corre serio peligro

Por todo ello no es de extrañar que desde la propia Comunidad de Madrid se haya advertido de que en el caso de que desde el gobierno central no se tomen las medidas oportunas, este refuerzo no tendrá más remedio que remitir. Algo que sería muy negativo para la justicia madrileña según han afirmado algunos jueces de la capital.