Compartir

El turismo rural no deja de crecer en España. Durante 2016, más de 140.000 personas optaron por este tipo de alojamientos, siendo Madrid la segunda provincia con más solicitudes de alojamientos rurales, después de León.

No es de extrañar que el número de casas rurales en Madrid crezcan año a año debido al aumento de la demanda. La sierra madrileña es el espacio ideal para hacer escapadas durante los meses más calurosos en los que la gente que vive en la capital sólo desea un descanso del calor. Sin embargo, no solo existe la demanda en verano, en invierno Madrid se posiciona como una de las provincias con mayor número de alojamientos rurales.

Los alojamientos están perfectamente equipados tanto para acoger a aquellos que huyen en busca de un poco de fresco, como para aquellos que desean alojarse al calor de una buena chimenea de leña. La mayoría de los establecimientos están adaptados con piscinas, zonas de solarium, barbacoas al aire libre y cubiertas, sala de juegos con chimeneas, sauna, e, incluso, gimnasio. Se trata de auténticas mansiones de lujo en plena naturaleza, donde el entorno además ofrece una gran variedad de actividades para desconectar de la ciudad. Es habitual encontrarse con la posibilidad de hacer senderismo, kayak, barranquismo, paseo en caballo e, incluso escalada, entre otras muchas.

Las localidades madrileñas con mayor número de casas y que mayor número de turistas acogen están, en primer lugar, El Berrueco, el cual cuenta con el encanto del pantano de El Atazar. Cuando llega el buen tiempo, el pueblo abre un embarcadero en el pantano, desde el que se pueden practicar deportes de agua como el windsurf o el piragüismo. Cuenta con otros encantos que maravillan a los turistas que eligen este destino, como el puente romano o la iglesia de Santo Tomás Apóstol.

En segundo lugar se sitúa Miraflores, situado en pleno Parque Nacional de la sierra de Guadarrama. Miraflores es un pueblo ideal para disfrutar de unos días de descanso en plena naturaleza. Cuenta con una variada oferta gastronómica en sus alrededores y varias zonas de recreo, como los miradores Fuente del Cura y Humilladero de San Blás.

Alpedrete es otro de los pueblos de la sierra de Madrid preferido por los turistas rurales. Cuenta con bello conjuntos arquitectónicos como el Ayuntamiento y la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora como muestras del patrimonio artístico local.