Compartir

Para poner un contexto a la situación, hay que decir que hace seis años, el hecho de tener un garaje robotizado parecía una gran idea. Una gran superficie en la que los coches se aparcaban de manera automática gracias a las automatizaciones que tenía este ingenio del siglo XXI. Sin embargo, no todo marchó como se pensó en un principio y los problemas fueron llegando de manera continua al punto de que las personas que habían confiado en este sistema comenzaron a protestar de manera activa y a quejarse del mal funcionamiento de este sistema que no daba para nada el servicio que se había prometido.

Reparaciones que no condujeron a nada

Desde el Ayuntamiento de Madrid se prometió que las reparaciones irían llegando poco a poco. Unas reparaciones que llegaban, sí, pero que no terminaban de solucionar un problema que no hacía otra cosa que enquistarse con el paso de las semanas. De hecho, el problema básico seguía siendo el mismo. Este garaje robotizado era incapaz de aparcar de manera autónoma los vehículos que entraban.

Los usuarios piden indemnizaciones

Mientras tanto, como no podía ser de otro modo, los usuarios de este garaje piden indemnizaciones. Unas indemnizaciones que no son otras que la de abonarle el dinero que pagaron por esta plaza de garaje. Una cantidad que asciende a los 25.000 euros. Hay que decir que la intención en un primer momento del Consistorio era la de dar solución al problema sin necesidad de tener que abonar este dinero. Sin embargo, en los últimos días, distintos informes elaborados por especialistas, han llegado a la conclusión de que lo mejor es cerrar este garaje y hacer frente a las acciones legales que haya que hacer ya que no se pueden asegurar que con las reparaciones oportunas, dicho emplazamiento termine por funcionar como debe funcionar.