Compartir

Han sido unas horas muy complicadas y oscuras para toda la población española. Desde que se anunció el primer caso oficial de coronavirus, ya van más de 1.000 muertos por esta pandemia que ha aterrorizado al mundo entero.

Sí que es cierto que el gobierno tomó acciones tardías al respecto, pero luego ha desarrollado una serie de políticas que han buscado eliminar de raíz el virus, pero aún no han superado la escalera más alta del padecimiento.

La cuarentena social es en todo el país y a pesar de que es lo más recomendable aún siguen ocurriendo muertes y casos diarios.

Todo virus tiene una espiral ascendente y parece que en España aún no ha terminado de subir. El ministro de sanidad ha advertido que se vienen tiempos muy difíciles.

El gran problema es que a pesar de que los números son oficiales, están seguras las autoridades que hay más infectados, ya que hay personas que no logran hacerse la prueba debido a que no cuentan con recursos o están aisladas en plena cuarentena.

La única buena noticia es que cada vez hay más pacientes que están recuperándose del problema, que hasta ahora son 1.585, aunque los infectados superen los 19.000, siendo uno de los que tiene más casos luego de China, Irán e Italia.

El contraste en el territorio español es más que interesante, ya que a pesar de que el epicentro es en Madrid, hay comunidades como en Galicia que no superan los 30 muertos. Las mismas autoridades mostraron un mapa en el que salen en color claro los que tienen menores casos.

La idea es que se mantengan así por toda la cuarentena. Cataluña y el País Vasco ya superan el millar de casos y se están preparando para lo peor. Los sistemas sanitarios están al borde del colapso y está restringiendo el paso para solo aceptar pacientes con características muy especiales.

Esto ha puesto en alarma a muchas personas, ya que todas las esperanzas están en los profesionales de la salud, quienes están haciendo esfuerzos sobrehumanos para poder mantenerse en pie y salvar vidas de miles de personas que están en riesgo actualmente.

Por este motivo es que hay que hacer caso a las medidas que están tomando los distintos gobiernos, hacer caso a las instrucciones, ya que el confinamiento es la mejor manera de evitar males mayores.

Encontrar paz y reflexión en esta época y buscar nuevas formas de distraernos, bien sea con el internet, juegos de mesa o platicando con los familiares que viven con nosotros.  Sabemos que más temprano que tarde esta pesadilla acabará y todo volverá a como era antes.