Compartir

El vestíbulo situado en la Red de San Luis, entre las calles Montera y Gran Vía que daba la entrada al suburbano de la Gran Vía, será reformado para realizar una réplica fiel al proyecto original del arquitecto Antonio Palacios, que fue arruinado en los años 70, con el traslado del templete hacia Galicia, O Porriño, específicamente en el Parque Infantil.

En la reforma, se integrarán distintos adelantos tecnológicos para actualizar las estaciones, que consistirán en cámaras de video para calcular en tiempo real la afluencia de los usuarios y también sobre la gestión en seguridad, asimismo, incluirá la instalación de barreras en los pasillos de los trenes, para evitar caídas hacia los carriles del tren.

Igualmente, la nueva estructura duplicará la anchura actual de la superficie a dos mil metros cuadrados, se reubicarán los tornos que tendrán elementos luminosos de colores verde, amarillo y rojo, similares a la señalización de un semáforo, para informar y permitir el acceso a los viajeros, así como, una entrada especial para personas con movilidad reducida, coches de gemelos, bicis y equipajes de gran tamaño.

Metro de Gran Vía

A su vez, mediante un sistema mejorado de megafonía y pantallas interactivas LED, se mantendrá informado a los usuarios sobre los detalles útiles y eventualidades del suburbano.

Las modernas máquinas para la venta automática o recargo de tarjetas de viaje, tendrán pantallas táctiles y tecnología de asistencia, mediante activación de voz para las personas con dispacidad cognitiva.

Adicionalmente, se proporcionará seis ascensores, cuatro escaleras mecánicas y la conexión de un pasillo subterráneo que conectará a los peatones de la Gran Vía. Las paredes y cubiertas del techo, se construirán con un sistema contra robos e incendios.

Las obras de este túnel peatonal, se iniciaron con una asignación presupuestaria de 3.1814.227,02 euros y su ejecución por parte de la empresa Tragsa, tendrá una duración de nueve meses.

Se tiene previsto que esta obra utilice los mismos elementos de granito y de marquesina de hierro y cristal, que tenía proyectado el arquitecto inicialmente.

La consejera de Transportes Vivienda e Infraestructura, Rosalía Gonzalo, ha advertido que las obras se ejecutarán probablemente antes de la temporada navideña, para así intentar no generar problemas, ni interferir en las actividades de los residentes y comerciantes en esa concurrida época.

Se espera que la transformación digital y la incorporación de todos los avances tecnológicos desarrollados en el Centro Tecnológico de la Estación 4.0, se vayan implantando paulatinamente en las estaciones y se culminen en su totalidad en 2022. Sin embargo, la apertura de la Estación de Gran Vía, se tiene prevista antes de la temporada de diciembre, una de las épocas con más afluencia de usuarios.