Compartir

Ya van cuatros fines de semana desde que los retenes de prevención y extinción de incendios forestales de la Comunidad de Madrid, mantienen una huelga de 48 horas, debido a la no aprobación por parte de la Asociación patronal ASEPEIF, de los planteamientos en materia de reivindicaciones laborales relacionadas con el nuevo contrato colectivo del sector.

El contrato colectivo venció en el pasado diciembre y en vista de que las negociaciones para un nuevo pacto continúan rotas entre los trabajadores, el gobierno madrileño y las dos compañías adjudicatarias, Ingeniería Forestal S.A., y Matinsa, los representantes sindicales, decidieron extender durante el mes de septiembre las movilizaciones hasta ahora realizadas y se están ocupando en la planificación de una nueva agenda de protestas.

Las consecuencias de la huelga, sin embargo, son excesivamente restringidas en cuanto a la capacidad para ejercer presión, ya que de acuerdo a los servicios mínimos ordenados por la Agencia de Seguridad y Emergencias de Madrid (ASEM), solo se permite la ausencia de un trabajador por cada brigada para que puedan participar en la huelga.

Huelga de retenes forestales

Por lo tanto, casi el 100% de los trabajadores se mantiene operativo durante la huelga, lo que vulnera el derecho a la huelga.

El personal que ha podido concurrir a la protesta se concentró frente a la ASEM, y conversaron con el director General del ente para lograr trasladar sus planteamientos a las patronales. Se abordó al presidente de la Comunidad Madrileña en un acto en el pantano de San Juan, y se han realizado mesas informativas en diversos puntos concurridos de la ciudad.

Por su parte, la Comunidad de Madrid, se compromete a estudiar las demandas planteadas y presentarlas a las adjudicatarias a inicios de septiembre, para proceder al acuerdo entre las partes y que puedan entrar en vigor para el próximo año.

El Sindicato Unión General de Trabajadores (UGT), exige, que entre las mejoras laborales de los 500 retenes de la plantilla actual, se les reconozca su condición de bombero forestal, así mismo, quieren que perciban una contraprestación económica, por el trabajo realizado en las 1.600 horas anuales adicionales a su jornada laboral en que deben estar disponibles los retenes, ante los operativos de extinción de incendios en época de verano.

También se incluye una mejora salarial de por lo menos un 10%, durante el primer año de convenio, ya que la ofrecida hace cuatro años por las adjudicatarias, era menor al 2%. De la misma manera, plantean otras reivindicaciones en cuanto a cambios de turnos de trabajo, vacaciones en verano y salud laboral.

Fuentes de UGT, han adelantado que el próximo 13 de septiembre, los trabajadores tienen planteado realizar una protesta en la Asamblea de Madrid, para informar de su situación.