Compartir

La Asociación Intercultural del mercado madrileño El Rastro, ha denunciado la degradación que ha venido presentando el mercado, por el aumento de robos y el tráfico de billetes falsos de 20, 50 e incluso 100 euros, que causa grandes pérdidas a los comerciantes.

Las bandas de delincuentes descaradamente aprovechan las aglomeraciones que se producen en el mercado y la falta de máquinas que comprueben la legalidad de los billetes, para circular el dinero falso.

Los representantes de la Asociación manifestaron la preocupación de los comerciantes por el abandono municipal que se percibe y la reducción significativa del patrullaje policial en la zona, que ha pasado de 90 agentes a solo 30, lo que propicia la aparición de este tipo de fechorías en los puestos del mercado dominical.

El problema se presenta también cuando un visitante o extranjero viene al Rastro y es víctima de un robo, lógicamente no regresará mas al mercado.

Hurtos y tráfico de dinero falso en el Mercadillo El Rastro

Denuncia el presidente de la asociación, que además de la escalada de hurtos que se presentan últimamente, los delincuentes se dan a la tarea de comprar algún producto que cueste por ejemplo unos 10 euros y descaradamente pagan con un billete falso de 50, llevándose 40 euros a sus bolsillos, por lo que esta y otras situaciones no se pueden evitar debido a la falta de seguridad en la zona. De igual forma manifiesta, que la normativa del mercado estipula la prohibición de vender ropa usada y artículos de segunda mano en los puestos ambulantes, sin embargo esta situación se presenta continuamente sin que el Ayuntamiento tome las medidas respectivas.

La asociación de comerciantes gracias a su insistencia, logrará reunir una mesa de trabajo en la sede de grupos municipales para el próximo jueves, con representantes de la Junta, la Policía Municipal políticos para denunciar y pedir soluciones inmediatas con relación al deterioro y abandono de El Rastro.

Entre los puntos de agenda que se discutirán, estará la petición de que el Rastro sea declarado Bien de Interés Cultural Inmaterial, también el problema que vienen presentando los comerciantes al no recibir por parte del Ayuntamiento, el documento de titularidad del puesto y el otorgamiento de permisos para vender ropa usada sin fiscalizar la proveniencia de esos artículos. Adicionalmente plantearán los inconvenientes de higiene y salubridad que se han venido presentando, así como los puestos ilegales situados en los alrededores del mercado para vender artículos robados o de segunda mano.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Madrid ha expresado que la información de esas denuncias no es del todo cierta, destacan que el dispositivo policial sigue siendo el mismo y no se ha reducido el número de agentes los fines de semana.