Compartir

Este domingo los incendios en sectores de La Granja (Segovia)  y Miraflores de la Sierra (Madrid),  han disminuido después de una ardua labor de cerca de 300 efectivos de la Comunidad de Madrid.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) y la Junta de Castilla y León que trabajan disipando las llamas las cuales devastaron  300 hectáreas en la Comunidad de Madrid y otras 300 hectáreas en Segovia, lo que representa la mitad del territorio del Parque Nacional de Guadarrama.

Los intensos trabajos de los bomberos llevan más de 24 horas y donde más han centrado sus energías ha sido en el de La Granja, que aqueja al municipio de Rascafría en la Comunidad de Madrid.

Los incendios forestales bajan un 80% en Madrid

El incendio forestal que fue declarado en el Real Sitio de San Ildefonso-La Granja permanece activo, en la parte alta de los campos  arrasó cerca de 300 hectáreas. Este hecho provocó que el Palacio Real de La Granja y sus jardines perduren cerrados al público por seguridad.

Las llamas estaban a medio kilómetro de las tapias de los jardines del Palacio Real, pero afortunadamente  no avanzaron hacia el monumento por las circunstancias del terreno y el viento. Por su parte, en Miraflores de la Sierra se incendiaron unas 300 hectáreas, que según Carlos Novillo director de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112, pudo haber sido intencionado.

Por los cambios del viento se produjo un “rebrote” en la franja que se controló vía aérea. Aseguró Novillo que “No reviste de gravedad, pero estarán muy pendientes”.

Sobre las faenas en el terreno incinerado de Rascafría, explicó que en esa zona hay “cierta calma” debido a que “prácticamente no hay viento” y unos 130 efectivos están alertas para actuar en la noche de ser necesario.

El director se ha mostrado reservado con respecto a las tareas de control de las llamas en los dos incendios motivado a las altas temperaturas. “Veremos cómo se desarrolla el comportamiento del viento“, agregó.

José Ángel Arranz director general de Patrimonio Natural y Política Forestal de Castilla y León, declaró a los medios que aún los dos flancos que consume el incendio no han sido controlados. De los dos frentes que hay  el lado derecho hacia Valsaín  alarma más “al estar ingresando en un pinar con un pausado viento y en contra, pero que no ha subido a las copas, y en el lado izquierdo no hay mucho peligro”.

Las llamas se dispersaron igualmente hacia la tierra madrileña, específicamente hacia el municipio de Rascafría, donde calcinó diez hectáreas de terreno a unos 2.000 metros de altura, aunque no angustió a los habitantes de las viviendas cercanas al lugar y tampoco llegaron muy cerca según explicó Santiago Marcos, alcalde de la jurisdicción.