Compartir

Para volver a estar en el liderazgo político es necesario hacer algunas renovaciones importantes en el seno de los partidos, y esto es lo que está haciendo Ciudadanos, después de la ida de Albert Rivera.

Es lo que está haciendo Inés Arrimadas,  uniendo a todo tipo de personas dentro de la organización, desde críticos hasta casi disidentes que pensaban que la causa estaba perdida. Ella los está cambiando de parecer.

El objetivo es crear una nueva dirección de partido que pueda posicionar entre los líderes en la opinión pública española. La que en estos momentos ocupar un cargo en el parlamento es muy probable que sea la próxima directora de la organización, aunque todavía no se ha definido completamente.

Lo que se sabe hasta ahora es que habrá unas grandes elecciones en el mes de marzo para poder elegir a los máximos representantes del partido político de cara a lo que se avecina.  Todos podrán levantar su voz y dar su opinión.

De esta manera, Inés estará con un equipo multidisciplinar y bastante crítico, de manera que le harán saber qué está haciendo bien y mal en todo momento.

La que fue diputada al Parlamento de Cataluña ha sido recibida con muy buenos ojos. Hay quienes aseguran que ella no tiene enemigos como tal, aunque siempre habrá personas que no están de acuerdo con su posición. Para esto se realizará las próximas elecciones.

Estrategia diferente

Todos saben lo que pasó con Albert Rivera en los últimos meses. Gracias a sus decisiones y no escuchar a su gente perdió el puesto y salió por la puerta de atrás. Arrimadas no quiere que esto suceda y por eso está construyendo un proyecto diferente, completamente autónomo para que el partido vuelva a ganarse el corazón de las personas.

Algo que ha llamado mucho la atención es que está escuchando tanto a quienes no están de acuerdo con ella como los que sí, de manera de que pueda establecer las bases a través del diálogo y el entendimiento entre todos.

Un ejemplo de ello es el encuentro que tuvo recientemente con Toni Roldán. Hay que recordar que salió del partido de una forma bastante radical por no estar de acuerdo con el veto al PSOE.

La parlamentaria piensa que es importante escuchar sus opiniones y en algunos momentos tenerlos de cerca. Tuvieron grandes carreras en ciudadanos y esto hay que aprovecharlo.

De seguir así podría volver a montar un equipo que lleve a Ciudadanos a buen nivel. Es hora de lavar la cara luego de lo que ha sucedido. Parece que Inés es la indicada para liderar la organización en esta transición, a pesar de su juventud.