Compartir

En el acto de investidura de Isabel Díaz Ayuso la oposición buscó acaparar el protagonismo con Íñigo Errejón, quien está dispuesto a ser el antagonista del nuevo gobierno de Ciudadanos y PP, ante la poca fuerza de Ángel Gabilondo representante del PSOE a quien su mismo partido ve fuera de la Asamblea.

Aunque este fue rudo, incluso acusó a Ayuso de ir “más allá” de la derecha, el choque lo tuvo con Errejón, donde ambos se acusaban.

Ayuso lo señaló de tener las manos manchadas de la sanguinaria dictadura de Venezuela y lo llamó  “traidor de la política en España”. Mientras el líder de Más Madrid, la minimizó al considerar que esta “no aguanta un debate de 15 minutos” y mucho menos sabe dirigirse a los presentes.

Fue tal la confrontación que el diputado de Más Madrid Eduardo Fernández Rubiño al finalizar el evento dijo que en la Comunidad hay dos opciones, la derecha o Íñigo Errejón. Argumentó que “Más Madrid encarna una oposición sólida y definida, ha liderado el debate con un discurso espectacular”.

Fuentes de Más Madrid insisten que fue Isabel Díaz Ayuso quien le colocó el edicto de cabeza de la oposición a Errejón cuando le atacó de una forma tan aparatosa y lo situó ante el público como su rival dentro de la jurisdicción. De hecho, atribuyen a Gabilondo que no subió su acostumbrado tono tan moderado contra la representante del PP cuya finalidad fue no perder en gran parte la atención de los presentes.

En el Partido Popular habían dispuesto el debate con la vista puesta sobre Errejón, para que representara la “opción” a Ayuso es “la izquierda radical” que tendría que gobernar junto con el PSOE en caso de que tuvieran la mayoría, esto lo expresaron fuentes cercanas a la nueva líder de los populares.

La presidenta de la Comunidad de Madrid fustigó al líder de Más Madrid pero siempre cuidando sus palabras hacia el regente socialista, por el que se dejó llevar en elogios personales hasta el punto que éste le pidió que “no le quisiera tanto” porque “no vino a una terapia de grupo”, sino a cotejar sus modelos sociales y económicos.

Aunque Gabilondo es consciente de que Más Madrid busca despojarlo del liderazgo que ha mantenido en la oposición, envió sus críticas hacia el grupo de Ciudadanos.

El ex ministro socialista deslució con sus apreciaciones a Ignacio Aguado quien según él pasó de un “aparente centrismo” a apoyar a un Gobierno “mesurado” y no liberal, después de haber “endulzado” su enfoque político “con las contribuciones de Vox” y por la negativa de establecer con el PSOE una conversación formal para tratar asuntos que le conciernen a las partes.